Variables a tener en cuenta en la segmentación de clientes

Por La Menorquina on 5 de octubre, 2016

Definir lo mejor posible a qué tipo de mercado o de clientes queremos enfocar la oferta gastronómica, y también la estética, de nuestro restaurante ha de ser siempre la acción más temprana en el proceso de elaboración de la estrategia de nuestro negocio. A partir de dicha segmentación, previa elección de las variables más adecuadas, podremos seguir con el resto de etapas, que completarán la puesta en marcha de nuestro local de hostelería, con las mejores garantías.

 

Clica aquí para que podamos asesorarte sobre  cómo puedes aumentar la rentabilidad de tu  restaurante a través de los postres

 

¿Qué debemos tener en cuenta en la segmentación del mercado?

A la hora de segmentar el mercado de un restaurante debemos considerar y analizar diversas variables, siendo las principales:

  • ¿Qué necesidades queremos cubrir?
  • ¿Cuál es la mejor zona e incluso la calle y el local concreto para ubicar nuestro restaurante?
  • Rentabilidad estimada según los ingresos previstos, a los que hay que sumar los costes, competencias, posibles imprevistos, etc.
  • ¿A qué tipo o tipos de clientes pretendemos enfocar nuestro negocio?

Esta última cuestión, es decir, la definición lo más detallada y exhaustiva posible de cuál es el perfil de nuestro cliente ideal, es fundamental para poder ofrecerle una experiencia, tanto de oferta como de contexto (decoración, mobiliario, iluminación), que cumpla al máximo con sus expectativas.

segmentacion de clientes

Variables en la segmentación de clientes

Las variables en relación a los potenciales clientes más utilizadas para un restaurante son, entre otras, las siguientes:

  • Nivel de ingresos, dato fundamental a la hora de fijar los precios que está muy determinado por la ubicación geográfica del restaurante, aunque no es el único factor a tener en cuenta. 
  • Edades, diferenciándose entre el público infantil, adolescente, joven y de adultos. Es posible que esta sea el tipo de segmentación más determinante, ya que va a influir en todos los aspectos del local: materias primas, vajillas, decoración, mobiliario, iluminación, etc. 
  • Sexo, lo cual influye por ejemplo en la ubicación y la decoración del local y en ciertos aspectos también de la oferta de comidas y bebidas e incluso de las cantidades (generalmente las mujeres se sacian antes que los hombres).
  • Nacionalidades. Una buena estrategia puede ser montar un restaurante especializado en los productos y gustos o patrones de alimentación de una o varias nacionalidades concretas.

La segmentación de clientes no termina con la definición de nuestro target o público objetivo. En un restaurante lo normal es que nuestro público, aunque pueda tener rasgos comunes, en general sea bastante variado. Así que debemos analizar estos diferentes perfiles a partir de la información disponible y evaluar dichos segmentos, ver los factores homogéneos y diferenciales y, con esta base, ofrecerles la mejor oferta y servicio a cada uno de ellos. 

En definitiva, para cada grupo de clientes debemos establecer una táctica comercial distinta, identificando qué tipo de producto quiere cada consumidor y qué tácticas de precio y promoción se ajustan mejor a sus necesidades.

 

New Call-to-action

Volver a la home