Una buena gestión de restaurantes es sinónimo de rentabilidad

Por La Menorquina on 14 de enero, 2016

Gestion_de_restaurantes

A parte de hacer una buena comida y de brindar un servicio excelente, en todos los restaurantes es esencial realizar una adecuada gestión en la que hay que aplicar estrategias propias, mejorar la experiencia del cliente y, como resultado, lograr la tan necesaria rentabilidad. 

El objetivo de la rentabilidad sólo lo conseguiremos cuando los ingresos sean más elevados que los gastos. De ahí la importancia de tener una estrategia de comunicación efectiva, ésta se consigue, por ejemplo, con una buena gestión de las compras o con un control del coste de las materias primas con las que elaboramos nuestros platos.

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

Para la viabilidad del negocio hay gestiones realmente importantes que se deberían tener en cuenta. Algunas de ellas son: realizar un plan de negocio estratégico, establecer un organigrama, realizar un seguimiento de la satisfacción del cliente, la formación y motivación de los empleados, la contabilidad del restaurante, las campañas de marketing...

Se trata, en suma, de llevar las riendas del negocio atendiendo a todos los requerimientos del restaurante. Solo así se puede lograr un negocio fructífero a largo plazo, que satisfaga al cliente y asegure un funcionamiento sostenible, sin que los gastos se disparen. Esto conlleva a que sea obligatorio tener unos conocimientos contables mínimos, tener formación sobre el funcionamiento de un restaurante e invertir en aprendizaje para el personal.  

Finalmente, descubriremos que no se trata de un trabajo complejo que implique un esfuerzo extra, sino de encontrar la orientación idónea para lograr la satisfacción del cliente. O, todavía mejor, con el objetivo de superar sus expectativas. 

 

La buena gestión busca fidelizar

Una buena gestión también se traduce en continuidad y confiabilidad. Es decir, los clientes perciben consistencia, con lo que aumentamos las probabilidades de que decidan repetir con cierta frecuencia. 

En este sentido, una buena gestión debe enfocarse a crear la mejor experiencia gastronómica posible por parte del consumidor, contemplando todos los posibles factores tangibles e intangibles. Solo así nacerá un sentimiento positivo de los clientes hacia el restaurante capaz de provocar comportamientos de fidelidad que se traduzcan en ingresos del restaurante y, por lo tanto, en rentabilidad.

 

Post relacionados:

 

aumentar ticket medio

Volver a la home