Tres formas sencillas de conseguir los objetivos de un restaurante

Por La Menorquina on 19 de diciembre, 2015

 objetivos de un restaurante

La satisfacción de los clientes y alcanzar su fidelización deben ser los objetivos de un restaurante. Sin embargo, no basta con creer que hacemos bien las cosas para lograrla, sólo si el cliente entiende que hemos respondido a lo esperado o, aún mejor, superado sus expectativas, se sentirá satisfecho. Es decir, la satisfacción es el cliente quien la define en base a su percepción y de ello dependerán distintos elementos que serán claves a la hora de conseguirla. 

Por un lado, algunas de estas expectativas las podemos conseguir a través de nuestras promociones, actividad en redes sociales y otras técnicas de marketing. 

Por otro lado, existen algunas recomendaciones que nos ayudarán a mejorar la experiencia del cliente. Son tres consejos fáciles de implementar que solo requieren un mínimo de formación, voluntad e ilusión por mejorar.  

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

Sé atento, amable y cortés

Ser atentos en todo momento es una manera sencilla de satisfacer al cliente. Básicamente, es una cuestión de actitud y vocación de servicio. Sin dudarlo, la atención, la amabilidad y la cortesía son un trío ganador. 

Un personal gentil que además sea profesional es básico para conseguir clientes contentos en todo tipo de situaciones. 

Al consejo de ser atentos en la recepción y despedida pueden añadirse otros como, por ejemplo, el interés por preguntar qué tal está todo o, también, incluir una breve consulta de vez en cuando por parte del chef.

Y, por supuesto, cuando hay un problema o surge un imprevisto, la amabilidad es obligada. Es más, si sabemos darle la vuelta al problema y sorprender, será una ocasión de oro para satisfacerlo. De forma espontánea, a su vez, se convertirá en una eficaz arma de fidelización. 

Por otra parte, la amabilidad también debe salir de las cuatro paredes del restaurante: el teléfono, la participación en redes sociales, contenidos en el blog o, por ejemplo, la atención a través del correo electrónico.

Agradece con un pequeño obsequio

El cliente percibe cada detalle y nuestra interacción con él debe transmitir cortesía y sensaciones positivas, sin caer en el amiguismo. Así, dentro de este contexto, nuestra segunda propuesta para conseguir clientes satisfechos consiste en premiar su visita con un pequeño obsequio.

Aunque dentro de una campaña de marketing puede ser interesante regalar el típico calendario o el llavero con el nombre del restaurante, en este caso se trata de hacer un guiño de simpatía hacia el comensal. Juguemos con la sorpresa para conseguir la diferenciación: unos huevos sorpresa de chocolate para los niños, unas galletas de la suerte, un punto de lectura, un pequeño objeto decorativo con la inicial de sus nombres, etc.

Practica el up-selling 

Las técnicas de venta sugerida o up-selling nos ayudan a crear unas expectativas que se traducirán en satisfacción. Aunque puede no parecerlo, aplicada de forma básica no implica dificultades.  

Una regla de oro es intentar adelantarse a las necesidades del cliente, ser oportunos y prudentes a la hora de ofrecerle alternativas. 

Es importante conocer los gustos y necesidades del cliente que visita nuestro restaurante. Por ejemplo, si una pareja decide no tomar postre, ofrezcámosles un postre para compartir o, si lo prefieren, una carta de postres light. ¿Y qué tal si proponemos un maridaje del postre del día con vino? Con ello, la experiencia del cliente mejorará, al tiempo que aumentaremos el ticket medio.  

En definitiva, con estos tres consejos se puede ayudar a que nuestros clientes se sientan satisfechos cuando visiten nuestro restaurante. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home