Tres errores a evitar en la captación de clientes

Por La Menorquina on 19 de enero, 2016
Captar_clientes

La captación de clientes requiere de estrategias eficaces que tengan efecto a largo plazo. El objetivo es ganar comensales satisfechos o, todavía mejor, gratamente sorprendidos. Sin embargo, es habitual emplear tácticas erróneas que acaban afectando negativamente a su experiencia y, como consecuencia de ello, no se consiga su fidelización.

En el mejor de los casos, estas malas prácticas consiguen un efímero aumento de clientes. Es un éxito momentáneo y el resultado de recurrir a soluciones rápidas, por lo tanto, nuestro esfuerzo finalmente no resultará rentable. 

¿Qué hacer, entonces? Básicamente, la única manera de alcanzar la rentabilidad buscada es integrar las iniciativas dentro de una estrategia de marketing global.  
 
 
 
Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante
 

La importancia de planificar

En efecto, el marketing se enmarca en una gestión general del negocio. Desde el mismo momento en el que decidimos abrir un restaurante es vital planificar cada uno de sus aspectos en coherencia con un plan de negocio.

Desde la calidad de la cocina hasta la atención al cliente, la decoración, el diseño de la carta, el control de costos o, por ejemplo, la política de captación. Todo debe ir a la par, formar parte de una planificación orientada a la satisfacción de nuestros comensales. 

Si no lo hacemos así, a la hora de captar clientes será más fácil cometer errores como éstos:
  1. Rebajar los precios: Si rebajamos los precios de forma significativa estaremos obligados a mantenerlos y la medida no será compatible con una buena gestión del restaurante. Como consecuencia de ello, el control de costes no será posible y acabará traduciéndose en una falta de rentabilidad. Por contra, la política de precios debe integrarse en una planificación que garantice la rentabilidad del negocio. Un ejemplo sería proponer pequeños menús a precios redondos como alternativa a la carta o proponer nuevos platos que tengan más margen y ponerles precios estratégicos con el fin de rebajar el precio de otros. 
  2. Crear falsas expectativas: La publicidad debe ser fiel a la realdiad para no generar falsas expectativas. Basar una campaña de marketing en los puntos fuertes del restaurante será mucho más efectivo que no ofrecer lo esperado. De lo contrario, dañará nuestra reputación. Cuidemos desde las descripciones del negocio en folletos o internet hasta las imágenes que incluimos del local y de los platos. Si bien es importante hacer fotos llamativas para captar clientes, intentemos que éstas sean se ajusten a lo que luego el cliente va a encontrarse. 
  3. No tener presencia en internet: Una política de marketing que no contemple la presencia del restaurante en la red a través de una web o blog y redes sociales estará cometiendo un importante error. Actualmente, internet es el mejor medio de comunicación para un restaurante, y muchos clientes nos conocerán a través de esta vía. Por lo tanto, es imprescindible conseguir visibilidad online y debe considerarse un objetivo prioritario en nuestro plan de comunicación. 
 
 
 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home