Tipología de clientes y claves para atenderlos con éxito

Por La Menorquina on 21 de octubre, 2015

Como jefe de sala, sumiller o camarero, para poder atender exitosamente a cada uno de los comensales de un restaurante hay que saber con qué tipo de cliente estamos tratando y para ello hay que indentificarlos según la conducta que desarrollan durante su estancia en nuestro negocio. De este modo, podremos cubrir sus necesidades y lograr que el consumidor salga satisfecho con nuestro servicio.

tipologia clientes

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

Veamos estos cuatro tipos de clientes y cómo relacionarnos con cada uno de ellos:

  1. El cliente amigable. Es aquel que posee todos los atributos que lo hacen perfecto para cualquier negocio, pues es amable, educado, cordial, simpático, cortés… Tratar con este tipo de consumidor es maravilloso pero puede llegar a ser excesivamente locuaz e impedirnos seguir con nuestras labores al hacernos perder el tiempo con sus conversaciones. Por ello, debemos atenderlo con la misma amabilidad y cortesía que él nos muestra, pero sin transmitirle una exagerada confianza y procurando marcar una pequeña barrera entre ambos. No tenemos que dudar si tenemos que interrumpir la conversación, con corrección, cuando ésta se alargue más de lo necesario.

  2. El cliente tímido. No es sencillo atender a este tipo de comensal porque hay que guiarse mucho por el tacto ya que suele ser una persona generalmente introvertida, callada y puede que indecisa a la hora de elegir un plato. Por ello, conviene darle un margen de tiempo, sin presionarle, o si le notamos muy confuso podemos ayudarle para facilitar su elección. El camarero debe transmitir confianza a este tipo de cliente, y hacerle preguntas para averiguar lo que desea comer. Es un comensal fácilmente persuasible por las recomendaciones del camarero, lo cual puede convertirse en un auténtico problema si no somos capaces de ofrecer el producto que realmente estaba buscando. Hay que lograr satisfacerlo y no aprovecharnos de este tipo de cliente para vender por vender.

  3. El cliente difícil. No es el cliente preferido en ningún establecimiento porque es de trato difícil, muy exigente, cree tener siempre la razón, se queja ante cualquier mínimo fallo y se las apaña para dar con todos los defectos. Por si fuera poco, no hay manera de lograr que salga satisfecho y puede llegar a adoptar una actitud provocadora y violenta. La única posibilidad que tenemos es armarnos de paciencia y estar serenos. No entrar en sus provocaciones y nunca entablar una discusión con él. Al contrario, debemos mostrar un máximo interés por sus quejas, y procurar resolverlas con la máxima celeridad. Ante un cliente difícil lo mejor es ofrecerle un servicio al cliente de calidad top de modo que supere las expectativas que tenía del restaurante.

  4. El cliente impaciente. Las prisas no le dejan vivir y se muestra tenso y nervioso ante las esperas. Siempre quiere ser el primero en entrar al establecimiento, en comer y en irse. Ante algo así, los camareros deben brindarle una atención rápida, incluso priorizándole sobre otros comensales que hayan llegado antes que él al local. De este modo, le estamos demostrando al cliente impaciente que sabemos que tiene prisa y que queremos servirle sin dilación.

Teniendo siempre presente esta (y otras) tipologías de clientes, tus jefes de sala, camareros y sumilleres podrán desarrollar una mejor atención al cliente y lograr que todos salgan satisfechos.

 

Post relacionados:

aumentar ticket medio

Volver a la home