Tarta de manzana: un postre clásico de origen incierto

Por La Menorquina on 28 de enero, 2016

Si nos propusiéramos encontrar a alguien que no haya probado, o al menos haya visto, una tarta de manzana, probablemente nos enfrentaríamos a una misión prácticamente imposible. Se trata de un postre archiconocido en la inmensa mayoría de países que a casi todo el mundo gusta tanto degustar como cocinar, gracias sobre todo a la sencillez de su planteamiento. Definida muy a grosso modo, básicamente se trata de una masa quebrada o de hojaldre recubierta de manzana.

¿Cuál es su origen?

La inmensa popularidad de esta tarta contrasta, sin embargo, con el desconocimiento de su origen. Se especula, más por pura lógica que por existencia de pruebas que así lo certifiquen, que la tarta de manzana apareció, de forma espontánea, en algunos países de Europa donde coincidían dos circunstancias: existía una tradición de tartas con relleno y se cultivaban manzanas.

La primera referencia escrita conocida de la tarta de manzana la encontramos en Inglaterra sobre el año 1390. En concreto, un libro de cocina inglés titulado The Forme of Cury qau editado por los cocineros de Ricardo II de Inglaterra, se cita una receta de tarta de manzana llamada tartys in applis. Según esa receta, que se fue extendiendo poco a poco por las colonias inglesas, los ingredientes a colocar en la masa eran: manzanas, peras higo, uvas y pasas.

tarta_de_manzana.jpg

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

A partir del siglo XVI la tarta de manzana consigue una gran fama y aceptación por toda Europa y los EEUU, donde ya partir del siglo XVII se convirtió en un postre muy popular, que dio lugar a la mítica «American apple pie», uno de los símbolo nacionales del país norteamericano.  

En Francia la receta de la tarta de manzana, llamada entonces torta (tourte en francés), aparece en 1651 en el libro El cocinero francés, de François Pierre de La Varenne, mientras que en Holanda la tarta de manzana (appeltaart en neerlandés) es probablemente igual de antigua, llegando a aparecer en un óleo de 1626.

¿Cómo se hace?

La tarta de manzana admite muchísimas variedades, siendo claro ejemplo de ello las más de 100 recetas de tarta de manzana distintas que podemos encontrar en esta web.

La receta más clásica solo necesita los siguientes ingredientes: 3 huevos grandes, 2 vasos de leche semidesnatada, 1 vaso de haría de respostería, un poco de azúcar y mermelada y, por supuesto manzanas (con 3 es suficiente).

Con esta simple materia prima, se puede elaborar una tarta de manzana para varias personas en solo 4 sencillos pasos:

1) Primero se baten los huevos y se mezclan bien con la harina y una manzana troceada, se cuela todo y se retira la espuma.

2) El líquido resultante se introduce en un molde desmontable y se introduce en el horno (precalentado a 180º) durante unos 45 minutos.

3) A mitad de cocción, se ponen las dos manzanas que quedaban en rodajas, dándole la forma a la tarta. Lo dejamos hornear durante más tiempo.

4) Una vez lista, untamos la superficie de la tarta con mermelada y, una vez enfriada a temperatura ambiente, se deja en el frigorífico durante al menos 4 horas antes de consumirla.

Algunos trucos para conseguir una tarta manzana de nota son: descorazonar la manzana además de trocearla, untar el molde con mantequilla y espolvorear un poco con harina o pinchar periódicamente la tarta con una aguja para ver si está lista. Pero si queremos una tarta de diez, lo mejor es darle un toque personal, como por ejemplo añadirle canela, aloe vera o yogurt.

Es cuestión de echarle un poco de imaginación para darle un punto de originalidad sin salirnos demasiado de los límites marcados por la receta base.

 

New Call-to-action

Volver a la home