Tácticas en el diseño de la carta de un restaurante

Por La Menorquina on 9 de octubre, 2015

La carta de un restaurante se ha convertido en uno de los instrumentos más importantes de marketing gastronómico. Gracias a ella no sólo comunicamos a nuestros clientes qué tipo de platos, bebidas o postres podrán degustar en nuestro negocio, sino que también vendemos los productos más rentables para el restaurante, siempre y cuando sepamos poner en práctica una serie de tácticas.

carta de restaurante

¿Quieres conocer 9 tácticas para aplicar en el diseño de la carta de tu restaurante?

  1. Táctica de diseño editorial. Consiste en situar los platos que ofrecen un mayor margen de ganancia en las páginas impares y el extremo superior derecho de las cartas de menú, pues se considera que son estos los primeros lugares donde se dirige de forma natural la vista cuando una persona lee.

  2. Táctica de adjetivación. Se basa en aplicar nombres atractivos a los platos del menú de la carta, para que las palabras despierten recuerdos, o evoquen aromas y sabores, y se fijen en la mente del cliente: “romance de langosta con pollo”, “idilio de coco y chocolate negro” “ensalada campestre”, “el auténtico pulpo a feira galego”. 

  3. Táctica de fijación de precios. Es tan sencillo como colocar los precios de los platos, bebidas o postres justo después de su descripción, sin destacarlos, ni cambiar la tipografía o el tamaño y eliminando los puntos suspensivos. Así logramos que el cliente se fije en el producto antes que en el precio: “guiso tradicional de conejo con guarnición de patatas, tomates cherry, zanahoria y aroma de albahaca 9.95” en vez de “pollo guisado con mango y jengibre ………. 8.99”.

  4. Táctica de fijación de precios par-impar. Consiste en usar precios cuyas terminaciones sean un 5 o un 9. Por norma general los clientes se suelen sentir más atraídos por precios que finalicen en números impares, en vez de números pares o cero: “flan de manzana casero 3.95” en vez de “copas de fresas y chocolate 4.00”.

  5. Táctica de línea de precios. Se usa habitualmente en el caso de menús que ofrecen desayunos y meriendas, y se trata de agrupar varios platos cuyo precio sea el mismo.

  6. Táctica de cierre. Busca resaltar aquellos platos del menú que tienen menor venta en el restaurante. Para darles una mayor promoción, se usan recuadros, círculos o se les destaca con un color diferente para que el cliente se fije más en ellos.

  7. Táctica de primacía y regencia. Se sabe que el cliente tiende a fijarse en los dos primeros y los dos últimos puestos de una lista, otorgándole una menor importancia a los puestos centrales. Basándonos en esto, habrá que ubicar en esos lugares los platos más rentables.

  8. Táctica de los espacios en blanco: Reside en hacer uso de las tapas del menú del restaurante de modo que se utilice la portada y contraportada para promocionar ofertas, y aumentar la idea de variedad gastronómica en el cliente.

  9. Táctica de la motivación o información incompleta. Busca que tras leer la descripción del producto, el cliente necesite ponerse en contacto con el camarero o personal de sala para ampliar información. De este modo, el camarero podrá desarrollar una venta sugestiva a través de su conversación con el cliente. Se pueden usar puntos suspensivos para atraer la atención: “surtido de postres del mundo”, “receta secreta de arroz”.

Ponlas en práctica y saldrás ganando.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home