Tablas nutricionales: cómo interpretarlas correctamente

Por La Menorquina on 1 de diciembre, 2016

La normativa sobre alimentación obliga a los fabricantes y distribuidores de alimentos a ofrecer la información nutricional completa y detallada de cada producto alimentario. Dicha información se presenta en forma de tablas alimentarias, las cuales muestran una serie de conceptos y valores que, para la mayoría de consumidores, no son fáciles de interpretar.

Mediante este post vamos ayudarte a poder hacerlo correctamente.

tablas nutricionales

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

¿Dónde se encuentra esta información y qué indica?

La tabla nutricional de cada alimento suele figurar en el reverso de los alimentos y allí se indica la cantidad que contiene de cada uno los grupos de nutrientes más importantes (macronutrientes): carbohidratos, proteínas y grasas. Dichos valores suelen tomar como referencia la unidad conocida como kilocaloría (Kcal), que es la cantidad de energía que puede generar.

¿A qué equivalen dichos valores?

Normalmente lo datos de la información nutricional se refieren a 100 gramos del alimento en crudo y contando únicamente la parte comestible (lo que significa que habría que descontar los huesos de los trozos de carne, por ejemplo). En algunos productos los datos se refieren a porciones, por ejemplo una porción de arroz comercial equivaldría a 1/4 de tazo o 50 gramos.

¿En qué datos debemos fijarnos?

Principalmente debemos tener en cuenta:

  • El número de kilocalorías, teniendo en consideración que diariamente una persona debe ingerir entre 1800 y 2500 Kcal, dependiendo del peso, altura, constitución, sexo, edad y nivel de actividad física.
  • El contenido en grasas saturadas. Se considera que los alimentos que tienen más de 5 gramos de grasas saturadas por cada 100 gramos presentan un contenido alto, por lo que debemos incluirlos en nuestra dieta siempre con moderación. De esta manera evitaremos problemas de sobrepeso u obesidad, y reduciremos las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • El contenido de grasas totales. Por los mismos motivos que el punto anterior, también debemos ser precavidos en la ingesta de alimentos cuya información nutricional nos indique más de 20 gramos de grasa por cada porción de100 gramos.
  • El contenido de sal y sodio. No es aconsejable tomar demasiados alimentos que contengan 1,25 o más gramos de sal por cada 100 gramos.
  • El contenido de azúcar. También debemos moderar el consumo de los alimentos o bebidas cuyo contenido de azúcar supere los 10 gramos (también tomando como referencia los 100 gramos). Esta medida es especialmente importante en personas con sobrepeso o que se encuentren a dieta o con problemas de tensión o diabetes.

Cómo deben usar esta información los restaurantes

La información ofrecida por las tablas nutricionales puede servir de referencia a los locales de hostelería para ofrecer menús más equilibrados y saludables. En los últimos tiempos, en línea con la reciente preocupación social por llevar una alimentación y un estilo de vida más sano muchos clientes, cuando salen a comer fuera de casa, exigen no solamente que les ofrezcan platos sabrosos, sino también que sean beneficiosos para su salud y bienestar. 

Leer la información que nos proveen los envases de alimentos parece tarea fácil, pero con frecuencia lo difícil es interpretar adecuadamente los datos que se presentan, por eso, hoy te damos una ayuda para aprender a interpretar la información nutricional de los alimentos.

 

Con sólo leer qué cantidad de cada nutriente posee el producto por cada 100 gramos, podremos extraer conclusiones y saber si estamos ante un alimento bajo en grasa o no, si presenta mucho sodio o sal o bien, si tiene muchos azúcares simples en su composición.

Sobre el contenido de sal o sodio

  • Contenido alto: 1,25 g de sal o más por cada 100 gramos / 0.5 g de sodio o más por cada 100 gramos.
  • Contenido bajo: 0.25 g de sal o menos por cada 100 gramos / 0.1 g de sodio o menos por cada 100 gramos.

Sobre el contenido de grasas totales

  • Contenido alto: 20 g o más de grasa total por cada 100 gramos.
  • Contenido moderado: entre 3 y 20 g de grasa total por cada 100 gramos.
  • Contenido bajo: 3 g o menos de grasa total por cada 100 gramos.

Sobre el contenido de grasas saturadas

  • Contenido alto: 5 g o más de grasas saturadas por cada 100 gramos.
  • Contenido moderado: entre 1 y 5 g de grasas saturadas por cada 100 gramos.
  • Contenido bajo: 1 g o menos de grasas saturadas por cada 100 gramos.

Sobre el contenido de azúcar

  • Contenido alto: 10 g o más de azúcar por cada 100 gramos.
  • Contenido moderado: entre 2 y 10 g de azúcar por cada 100 gramos.
  • Contenido bajo: 2 g o menos de azúcar por cada 100 gramos.


Conocer estos valores te ayudará a leer la información nutricional e interpretar de acuerdo al contenido de sal, grasas o azúcares, si el alimento es recomendable. Muchas veces la etiqueta no nos dice con claridad las cosas y al desconocer cuándo un alimento es bajo en grasas o cuándo tiene mucho azúcar, podemos resultar engañados o bien, tener incertidumbre al elegir alimentos para lograr una dieta saludable.

 

revolucion verde

Volver a la home