Sumérgete en el origen del tocino de cielo

Por La Menorquina on 21 de marzo, 2016

Conocer la historia nos ayuda a anticiparnos al futuro. Y es que saber cómo surgió la idea de elaborar un postre nos da pistas para innovar en una nueva creación. En esta ocasión, explicamos el origen del Tocino de cielo. 

tocino_cielo.jpg

El año 1924 sería el del inicio del Tocino de cielo, lo crearon las monjas del Convento de Espíritu Santo de Jerez de la Frontera. Nació como respuesta a la abundancia de yemas de huevo.

En aquella época se utilizaban claras para aclarar el vino y el excedente, las yemas, se repartían entre los trabajadores o se donaba a las monjas. Éstas, con el propósito de reutilizarlas y no desecharlas, decidieron crear un postre nuevo elaborado a base de yemas de huevo.

Es así como se creó uno de los postres más emblemáticos de la repostería española. De la voluntad de querer reciclar un excedente, en lugar de desecharlo. La necesidad de aprovechar los ingredientes obligó a las monjas a exprimir su intelecto para crear un nuevo postre: el Tocino de cielo.

 

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

 

 ¿Por qué se llamó “Tocino de cielo”?

La explicación del nombre de tocino de cielo se debe a su aspecto y su textura, parecida al tocino de cerdo y a su origen religioso, el cielo religioso siempre se concede como algo dulce y maravilloso.

Un alimento para calmar el hambre

En los años posteriores a la guerra civil española, los años del hambre, era habitual que en las casas humildes se utilizaran las yemas de huevos para hacer candiés para los niños y el resto para cocinar tocinos de cielo.

 

¿Es el Tocino de cielo una indicación geográfica protegida?

El Ayuntamiento de Jerez de la Frontera ha comenzado los trámites para registrar la marca “Tocino de cielo de Jerez”. Esto es el primer paso para lograr la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

Si esto se consiguiera, certificaría definitivamente el origen geográfico del Tocino de cielo. De esta manera, los consumidores podrían saber si están tomando el auténtico producto de Jerez o no. La Asociación de Pastelería y Obradores de la Provincia ha avalado que el Tocino de Cielo obtenga la IGP de Jerez.

Sin duda, este reconocimiento hará que se conserve la receta original y genuina de uno de los postres más característicos de la gastronomía española. Merece la pena conservar la esencia de este manjar, originario de Jerez de la Frontera.

El Tocino de cielo también nos da la lección que muchas veces no hace falta ir muy lejos para lograr ingredientes nuevos para nuestras creaciones. En la mayoría de ocasiones tan sólo basta con fijarse en lo que tenemos en la cocina como excedente para agudizar el ingenio y crear un postre 100% original.

Seguro que, si tenemos siempre una mente inquieta y despierta, de aquí a 1.000 años se escribirán comentarios históricos sobre los grandes postres que se hacían en nuestra época. Si esto sucede querrá decir que nuestra gastronomia sigue teniendo profesionales comprometidos con su oficio y con la innovación.

 

Post relacionados

New Call-to-action

Volver a la home