Sorbete: el helado sin grasa

Por La Menorquina on 28 de marzo, 2016

El sorbete es un postre helado elaborado básicamente con agua y glucosa, sin añadirle leche o nata, como ocurre con las cremas heladas. Estos ingredientes confieren a los sorbetes una textura muy liviana, prácticamente líquida y, al no contener ingrediente grasos, apenas engordan.

El ingrediente principal de un sorbete es, por regla general, el zumo de frutas, aunque también se le puede añadir algún licor, aguardiente cava e incluso vino.

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

¿Cómo se hace un sorbete?

Como hemos comentado, el sorbete es una mezcla helada que lleva una importante cantidad de agua en su composición. Pese a que su receta es muy simple, su preparación resulta complicada porque para conseguir la textura adecuada, y que sea agradable al gusto, es fundamental romper los cristales de hielo que se forman hasta dejarlos de un tamaño tan pequeño que apenas se noten al comerlos.

La clave principal de la preparación de un buen sorbete está en conseguir reducir el tamaño de los cristales de hielo hasta un punto que resulte suave al paladar.

sorbete_de_limn.jpg

Los mejores ingredientes

Los expertos en sorbetes consideran que lo mejor es utilizar jugo de fruta recién exprimido o puré y un poco de cáscara de limón, naranja, lima o pomelo, con el fin de darle un toque de sabor intenso. Aunque también se puede hacer un buen sorbete de purés de otras frutas como melocotón, mango, todo tipo de bayas y frutas de la pasión.

Para que el helado tenga un punto más denso hay que incluir algún tipo de producto lácteo que le dé un sabor cremoso y una textura más consistente, es suficiente con usar leche entera, aunque hay quien prefiere usar crema para hacerlo más sabroso. 

Otras combinaciones posibles consisten en añadir leche evaporada para hacer sorbetes más dulces o leche en polvo para conseguir una textura más espesa. También se puede utilizar leche descremada y baja en grasas con el fin de obtener un helado con crema y sorbete.

Terminamos con un apunte histórico de este producto tan agradecido para el paladar cuando las temperaturas son más elevadas y necesitamos refrescarnos. Se considera a los sorbetes los primeros postres helados (se sabe que se elaboraban mucho antes de los helados con leche y nata, datados en el siglo XVII) y en su origen estuvieron compuestos por hielo, miel y zumos de frutas heladas. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home