Sillas para restaurantes: su valor decorativo y funcional

Por La Menorquina on 28 de abril, 2016

Cada restaurante y cafetería debe intentar encontrar su estilo y temática, convirtiéndolo en su seña de identidad. Para ello tiene que servir comidas y bebidas de calidad y con personalidad propia pero también crear una atmósfera particular, un entorno reconocible y diferencial que atraiga a clientes y fidelice a los que ya nos conocen.

Y este entorno sólo se consigue con la decoración, donde todos los elementos, incluyendo los más mínimos detalles, son cuidados con el convencimiento de que, en conjunto, van a configurar ese espacio único que servirá para crear en nuestros clientes una gran experiencia, haciéndolos sentir relajados y muy a gusto, mientras cenan, comen o se toman algo en compañía de su familia o amigos.

En todo esto, el mobiliario, como hemos hablado en otros posts, juega un papel muy importante y uno de los elementos más numerosos, visibles e importantes de los negocios de hostelería son las sillas.

sillas_para_restaurante.jpg

Ebook gratuito: Aprende a decorar tu hotel o restaurante

El doble valor de las sillas

Las sillas en bares y cafeterías cumplen, por un lado, la función de servir de asiento a los clientes y, por otro, tiene un alto valor decorativo, debiendo estar en consonancia con las mesas y el resto de elementos, de decoración o no, del local: el color de las paredes, los cuadros, las lámparas, el mostrador y hasta los cubiertos.

Para la parte funcional es muy importante tener en cuenta el tipo de clientela y otras cuestiones como el espacio. Si nuestro local de restauración es básicamente familiar, deberíamos decantarnos por una silla resistente y cómoda, y para aprovechar el espacio es fundamental valorar cuestiones como el ancho o la medida de las patas.

 

De la más vintage a la más pop

Hoy en día existen infinidad de modelos de sillas, de la más moderna a la más rústica, y luego están las temáticas y las que fusionan varios estilos.  

Por ejemplo las sillas de estilo vintage se caracterizan por ser, al igual que el resto de muebles, de color claro o pastel y formas redondeadas. En cuanto a los materiales, predominan las maderas tratadas para que parezcan antiguas.

Si buscamos algo más "pop art" debemos elegir sillas de colores variados, vivos y frescos. La clave para conseguir este tipo de ambiente es la introducción de elementos retro y, algo fundamental, las formas onduladas. De esta forma crear un ambiente basado es el estilo y la estética de la década de los 50, con iconos de la talla del gran artista Andy Warhol.

También podemos optar por una decoración mediterránea, que evoque las zonas costeras de España, Grecia, Italia, Turquía y el norte de África, todas ellas caracterizadas por la luminosidad, la claridad y la frescura. Trasladado al mobiliario, y en particular a las sillas, estas deben ser de madera clara, combinado con tonalidades blancas y algún que otro color aislado para romper la monotonía.

No dejes que tus sillas sean vulgares o muy estándar, sin apenas diferencias con las de muchos otros locales. Haz que las sillas ayuden a marcar las diferencias de tu bar o restaurante. 

 

Post relacionados:

  decoración

Volver a la home