Robot de cocina: entiéndelo bien y sácale el máximo partido

Por La Menorquina on 5 de febrero, 2016

La aparición en el mercado de los robots de cocina ha simplificado mucho y, en cierto modo, ha supuesto una revolución en el concepto mismo de cocinar. No obstante, la diversidad de modelos existentes en el mercado, con un abanico muy amplio en cuanto a posibilidades y funcionalidades, provoca que algunas personas no tengan del todo claro qué es realmente un robot de cocina.

Empecemos por el principio: su definición

Un robot de cocina es un dispositivo de gran versatilidad creado con el objetivo de ayudar en diversos procesos y actividades de la cocina. Se trata de procesadores de alimentos capaces de, entre otras cosas, cortar con rapidez y facilidad, rebanar, moler, hacer puré, cocer o cocinar al vapor. Algunos modelos incluso pueden ayudar al cocinero a exprimir cítricos o licuar verduras, batir el preparado de un pastel o un huevo, triturar carnes y verduras y hasta amasar pan .

 

Funcionamiento y accesorios

En un robot de cocina, también conocido como procesador de alimentos, los diversos accesorios se ajustan sobre el eje central del aparato, siendo los más básicos la cuchilla en forma de S (cuchilla Sabatier) y los accesorios para triturar y rebanar.

No obstante, los robots suelen incluir también algunos accesorios extras, los cuales pueden resultar muy útiles para, poco a poco, introducirnos en más tipos de cocina, como la repostería, y en la creación de recetas cada vez más complejas y elaboradas. Algunos de estos extras son: accesorio para amasar, varilla para batir huevos, disco juliana (incluye un filo sobresaliente), disco para patatas y exprimidor de frutas.

robot_de_cocina.jpg

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

El proceso de funcionamiento de cualquier robot de cocina no suele variar demasiado del siguente esquema de trabajo:

  • Primero se introduce la comida en el cuenco. Por lo general, los robots de cocina cuentan con medidores incorporados para calcular las medidas exactas. Además, casi todos los modelos pueden cortar y triturar la mayoría de alimentos.
  • Elegimos el programa y la duración. En función del tiempo de cocción, la comida quedará más o menos hecha.
  • Una vez preparada, lo único que queda es extraer la comida del aparato y servirla.

Una variante más sencilla del robot de cocina es la olla programable. Un aparato que, si bien no lleva incorporadas tantas funcionalidades como el procesador de alimentos (no pesa, corta, ni ralla la comida), sí que puede ser muy útil para preparar guisos y, como si de un video se tratase, dejar programada la hora a la que queremos que empiece a cocinar.

 

Algunos trucos para optimizar el robot de cocina

  • Aprovechar todas sus funcionalidades como: cortar, mezclar, rallar o picar prácticamente cualquier tipo de alimento.
  • Intentar ser creativo. Sobre todo al principio, es probable que el robot de cocina nos coarte un poco nuestro espíritu innovador, al seguir al pie de la letra las recetas de libros de cocina o Internet. Nuestro consejo es no dejarse encorsetar y, por supuesto, probar cosas nuevas, añadir ingredientes y no tener miedo el ensayo-error. Poco a poco llegarán los aciertos y los platos con toque único.

Si tu pretensión es cocinar platos de calidad, sanos y nutritivos y tienes poco tiempo, el robot de cocina puede convertirse en tu mejor aliado. Además es muy limpio y tremendamente fácil de usar y recoger.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home