Repostería sin gluten: sabrosa, sana y rentable

Por La Menorquina on 13 de junio, 2016

El gluten es una glucoproteína muy común que se encuentra en cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la avena, entre otros. Esta proteína es la responsable de la elasticidad de la masa de la harina, permitiendo, por ejemplo, que el pan y otros productos adquieran su volumen y esponjosidad característica.

28ebad53b0b9c839517d21dce1d0943210ace025.jpeg

En principio, el gluten es una proteína positiva y beneficiosa para las personas, salvo para aquellas que, por alguna razón, su cuerpo no dispone de las enzimas necesarias para digerirlo completa y eficazmente. Aquí empiezan los problemas, ya que esos pequeños trozos de gluten que no han sido bien digeridos pueden producir daños en el intestino y otras reacciones alérgicas de diversa consideración.

Los problemas más graves se presentan en las personas con una patología autoinmunitaria, caracterizada por una intolerancia severa y permanente al gluten. A estas personas, que pueden ser tanto adultos como niños, se les denomina celíacos y se ven obligados a eliminar totalmente esta proteína del trigo y otros cereales de su alimentación, ya que de lo contrario se ven abocados a sufrir: diarrea crónica, hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, estreñimiento erupciones o debilidad generalizada, entre otros problemas.

Sin llegar a estos extremos, muchas personas sufren distintos grados de alergia o sensiblidad a la glucoproteína que puede provocarles desde molestias más ligeras hasta problemas respiratorios se ingieren o están en contacto con la misma

 

Guía Gratuita: La carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

 

La repostería sin gluten es perfectamente posible

Por un lado, nuestro proveedor de confianza nos puede proporcionar estos productos para facilitarnos mucho más la venta y optimizarnos el tiempo en cocina. Por otro lado, hoy en día los celíacos o con algún tipo de alergia al gluten pueden comer prácticamente de todo porque en cualquier mercado se pueden encontrar productos fabricados con compuestos que sustituyen al gluten, sin variar su sabor ni su textura, todos ellos aptos para celíacos. 

Para demostrarlo os presentamos tres deliciosas recetas sin gluten:

  • Bizcocho sin gluten de chocolate blanco. Los bizcochos sin gluten tienen muchas ventajas porque al ser más digestivos son ideales para tomar en aquellos días en que tenemos el estómago un poco delicado. Y esto hace que no solo los celíacos, sino también las personas sin este problema los prefieran al típico bizcocho convencional. Además, con chocolate blanco son una delicia a prueba del paladar más delicatessen. Y, además, al no utilizar el típico chocolate negro tiene un toque diferencial en presentación y sabor, que lo hace ciertamente muy especial.
  • Torta de chocolate sin harina. Otra alternativa diferente y refinada que, sin duda, también hará las delicias de grandes y pequeños, tengan o no un problema de intolerancia alimentaria. Además, este postre tiene el valor añadido de combinar con todo. Por lo que a algunos comensales se les puede servir con helado y a otros con fruta, en función de sus gustos o circuntancias de salud.
  • Crema de leche condensada y almendras. Además de no contener gluten, este postre es muy sano desde el punto de vista nutricional porque tiene un alto valor nutritivo y, aunque contiene grasas, estas son de calidad y no dañan nuestra salud.

El hecho de que cada vez haya más personas con alguna intolerancia alimentaria hace muy recomendable la inclusión en la carta de postres para celíacos o con otras alergias alimentarias Así, además de aumentar las posibilidades de vender más postres y elevar el ticket medio del restaurante, se mejora la imagen de nuestro local, al demostrar que nos preocupamos por las personas con algún problema de salud, promoviendo la vida sana.

 

  New Call-to-action

Volver a la home