Reposteria salada: la última tendencia

Por La Menorquina on 6 de junio, 2016

Lo más habitual y lo que más conocemos son los postres y la repostería dulce. No obstante, en los últimos años, los chefs han experimentado con distintos platos de postres salados con resultados gratamente satisfactorios entre la aceptación de los comensales hacia estos productos. 

En este artículo comentaremos una de las últimas tendencias en gastronomía, la repostería salada.

Si queremos que nuestro restaurante esté a la última en los platos que ofrece a sus comensales conviene que nos informemos también de las tendencias que se dan en el sector de la repostería.

Las cocinas más exitosas y de más prestigio en España y a nivel internacional ya hace años que se han puesto a cocinar recetas de repostería salada. ¿Por qué reservar únicamente el sabor dulce a los postres? ¿Por qué no innovar e incorporar el gusto salado a nuestros platos de repostería?

 

Guía Gratuita: La carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable



Ya hace bastante tiempo que condimentos clásicos del universo de lo salado como el aceite, sal y pimienta, también se utilizan en la elaboración de los postres.

  • El pan con chocolate, aceite y escamas de sal, un postre muy tradicional pero reinventado por los grandes restaurantes más emblemáticos del panorama gastronómico. 
  • La cheesecake de remolacha con un topping de salmón es otro de los postres que hacen furor en las cocinas más creativas.
  • Los postres vegetales son el resultado de la búsqueda de postres dulces, pero a su vez saludables. Son platos de repostería donde la base es de vegetales. Ejemplos de este tipo es el dulce de berenjena, el cake de zanahoria, el flan de calabaza o una quiche de verduras (o muchos otros condimentos como el salmón ahumado y espinacas), una de las tartas saladas más representativas de la cocina francesa.

reposteria salada

Con la llegada del buen tiempo este tipo de repostería apetece mucho, ya que se sirve fría y como plato único. Una comida que puede ir seguida de un postre dulce o un helado refrescante para soportar mejor el calor.

Es por este motivo que de cara a preparar la carta de nuestro restaurante para los meses de verano conviene no olvidarnos de escribir algunos de estos platos de repostería salada, ya que nuestros clientes seguro que lo agradecerán.

El sabor salado en los postres ha llegado para quedarse y es una tendencia imparable, sobre todo porque los grandes cocineros se han volcado en experimentar los límites entre dulce y salado. Célebres chefs como Ferran Adrià, uno de los grandes cocineros que defiende la mezcla de los sabores dulce y salado y uno de los culpables que esta preferencia vaya en aumento.

El concepto de dulce y salado para Adrià ya es confuso. Cómo comentó en una entrevista: “el dulce y el salado en nuestra cocina son muy difíciles de definir, ¿qué es dulce y salado? En una serie de cosas, sí, como la carne y el pescado, pero ya cuando entramos en todo lo demás es complicado definirlos”.

Fiel a este pensamiento, su cocina fue revolucionaria por crear, entre otros platos, los avant-postres (el sorbete de maíz, por ejemplo), una transición entre los platos puramente salados y los dulces. 

 

New Call-to-action

Volver a la home