¿Qué se entiende por un diseño de restaurantes vintage?

Por La Menorquina on 22 de marzo, 2016

El término vintage está muy de moda para referirnos a un estilo concreto de decoración. ¿Pero qué es exactamente el vintage? Básicamente, el concepto vintage hace referencia a algo antiguo, pueden ser muebles, elementos decorativos (lámparas, cuadros, murales…) y prácticamente cualquier artículo (por ejemplo, una cafetera o una vajilla) que evoque a un tiempo pasado.

En realidad, lo que distingue al estilo vintage de otras formas de decoración clásicas o retro basadas en elementos de época es la incorporación de elementos actuales, modernos y vanguardistas. Es decir, en el estilo de vintage se combina la decoración de los años 40 ó 50, o de épocas anteriores con toques de modernidad, creando un estilo único y singular

restaurante vintage

Principales características de un restaurante vintage

Muchos restaurantes, bares y hoteles están adoptando el estilo vintage porque suele tener una muy buena acogida por parte de los clientes y también por una cuestión económica y, en cierto modo, también de estilo de vida, filosofía y valores. Una decoración vintage puede estar basada, o apoyada, en el reciclaje de muebles y otros objetos, lo que entronca con ideas valoradas muy positivamente por la sociedad contemporánea como la responsabilidad social y el desarrollo sostenible.

Si quieres dotar de un estilo vintage a tu restaurante o local de hostelería debes tratar de incorporar algunas de las siguientes características:

  • Muebles de estética antigua. Existen varias posibilidades: adquirir muebles en rastros, tiendas de antigüedades o boutiques de muebles o darle una apariencia antigua de forma artificial a un mueble nuevo o usado a través de varias técnicas. Podemos aplicar una pátina para acentuar los relieves y oscurecer los huecos o darle un decapado, que consiste en eliminar la capa superficial de la pintura con el objetivo de entrever una parte de la pintura anterior.
  • Estampados. Los estampados en paredes, techos e incluso cojines, cortinas o tapizados para sillas son otras de la señas de identidad del estilo vintage, pudiendo ser de motivos florales, naturales, personajes de época… las posibilidades son muchas y diversas.
  • Materiales. Es interesante que predomine el mimbre, la forja y, por supuesto, la madera, aunque también la tela puede tener un papel protagonista.
  • Lámparas. Las lámparas recargadas y fastuosas, por ejemplo las de lágrimas de cristal, son otras de las señas de identidad de este estilo de decoración, al que también le sientan muy bien las lámpara de mesas de forma redondeada o las de pie de considerable tamaño y base ovalada.
  • Flores y plantas. Son indispensables en un ambiente vintage para dar alegría y colorido a los espacios.
  • Elementos decorativos. Cualquier objeto de apariencia antigua puede valer: cuadros pin-ups, un gramófono, un reloj de péndulo de madera, vajilla de porcelana de los años 50, un teléfono de los de rueda, marcador y cable, revisteros de madera o una espectacular cafetera de aluminio.

La decoración vintage destaca por su elegancia, clasicismo e, incluso, por un punto de romanticismo. Toda una garantía para dejar huella en la memoria de nuestros clientes y estimular sus ganas de repetir la visita para sentirse cómodos, relajados y transportados, por un rato, a otra época, a otro mundo, a una dimensión distinta y estimulante…

 

 

Volver a la home