¿Qué es un restaurante ecológico?

Por La Menorquina on 20 de marzo, 2017

Una de las tendencias con más éxito en gastronomía son los restaurantes ecológicos. Todo esto tiene mucho que ver con la llamada revolución verde, caracterizada por una creciente preocupación social por la alimentación sana, el desarrollo sostenible y la defensa del medio ambiente.

restaurante ecologico

 

Descárgate el ebook gratuito: Revolución verde

 

La Revolución Verde en este 2017

A nadie se le escapa que detrás del concepto de restaurante ecológico se encuentran cuestiones como: el interés por preservar el medio ambiente, la cocina sana donde primen los productos naturales, es decir, con una menor intervención del hombre y, sobre todo, con un uso nulo (o reducido al máximo) de productos químicos como conservantes y colorantes artificiales.

Los restaurantes ecológicos están alineados con una nueva mentalidad caracterizada por la toma de conciencia sobre cómo se consiguen y tratan los alimentos (y también los animales de los que provienen) y una preocupación notable por el medio ambiente, el uso equilibrado de los recursos humanos y un reparto justo de los beneficios generados con la recolección, manufactura y distribución de los productos alimentarios.

Lo anteriormente expuesto constituye ideas generales que forman parte de una nueva filosofía o forma de entender la alimentación y la vida. Pero, ¿cuáles son las condiciones o requisitos que hacen que un restaurante no sea convencional sino ecológico? Si continúas leyendo encontrarás la respuesta.

 

5 requisitos que hacen que un restaurante pueda considerarse ecológico

  1. Servir carne y pescado elaborado en unas condiciones humanitarias y sostenibles. Para que un restaurante pueda catalogarse como ecológico no es obligatorio que sea vegano ni vegetariano. Eso sí, los productos de origen animal que se sirvan deben haberse producido en unas condiciones idóneas para los animales: éstos deben vivir en un espacio cómodo y suficiente, ser alimentados con pasto natural y en condiciones cómodas y sin estrés añadido. Dicho de otro modo, las carnes de los animales deben llevar una vida lo más parecida posible a su entorno natural y respetando su dignidad. Y esas condiciones son extensibles también al pescado o al marisco, rechazándose el género obtenido con la sobre explotación, sin respetar el desarrollo sostenible de las especies y los recursos marinos.
  2. Respetar el medio ambiente. Mediante el uso de productos biodegradables y respetando escrupulosamente los protocolos de reciclaje e higiene. Por ejemplo, en los restaurantes ecológicos no se tira el aceite de cocina una vez utilizado, sino que se recicla para la fabricación de productos tan diversos como: jabón, biodiésel, velas, barnices o pinturas.
  3. Tener un huerto propio. O, al menos, muy cerca del restaurante, ya que los clientes valoran mucho los productos de mercado y de máxima proximidad. Además, de esta forma se garantiza el uso de alimentos naturales, logrados con métodos respetuosos con el medio ambiente y sin que tengan cabida los productos químicos
  4. Incluir en la carta productos caseros. Esta es otra de las principales señas de identidad de los restaurantes ecológicos. La idea es procesar los productos de forma artesanal y natural, dentro del propio negocio o muy cerca del mismo.
  5. Favorecer la economía colaborativa y de continuidad. Estableciendo lazos de unión con agricultores y dueños de granja locales que, a ser posible, incluya el intercambio de servicios. Todo ello con el objetivo de optimizar los recursos naturales y también nuestro tiempo.

No es necesario que el restaurante cumpla todas estas condiciones, pero sí la mayoría de ellas. De esta forma, nos encontraremos frente a un restaurante con características realmente ecológicas. 

 

revolucion verde

Volver a la home