Productos de frágil conservación

Por La Menorquina on 24 de octubre, 2015

Hoy en día el método por excelencia para conservar en condiciones óptimas nuestros productos de alimentación, tanto en los hogares como en una cocina profesional, es la refrigeración. Se trata de un método que permite reducir considerablemente la velocidad de crecimiento de la mayoría de microorganismos existentes en esos alimentos.

conservacion

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

Sin embargo, hay una serie de productos que necesitan un tratamiento especial para conservar intactas todas sus propiedades y que el comensal pueda saborearlas a la hora de comerlas. A continuación, te explicamos algunos métodos de cómo manipular cuatro productos para que no se estropeen: 

  • Las fresas son una de las frutas más dulces y sabrosas de la primavera, pero también son muy delicadas. Una vez tengamos nuestras fresas en casa o en la cocina del restaurante debemos comprobar que no hay ninguna estropeada o con moho y, si las hubiera, las retiraríamos para no contaminar al resto. No se lavarán las fresas hasta el momento antes de consumir, ni tampoco se les retirará la corola de pétalos verdes. Las introduciremos en un recipiente grande donde habremos puesto anteriormente papel de cocina en su base y lo cubriremos, después, con film transparente. Con ayuda de un tenedor, agujerearemos el plástico para que las frutas puedan respirar. De esta manera, podremos conservar las fresas en el frigorífico entre 3 y 4 días. 

  • El perejil es una de las hierbas aromáticas más usadas en cocina por su gran versatilidad. El color, la forma y su olor son inconfundibles para cualquier chef o consumidor, pero se pueden secar y deteriorar si no lo conservamos de forma adecuada. A la hora de escoger un manojo, éste debe ser fresco, con un color verde intenso, carente de manchas marrones u hojas de aspecto marchito. La mejor opción para poder utilizar el perejil durante semanas es congelándolo. Habrá que picarlo e introducirlo en una bolsa de congelador o, también, se pueden preparar cubitos de hielo de perejil llenando la cubitera con el perejil picado previamente.

  • Las setas son una delicia para muchos gourmets y un producto muy delicado que requiere manipularlas con delicadeza para conservarlas en perfecto estado. Tanto si eres un experto y las has recolectado por tu cuenta, como si eres el chef y acabas de adquirirlas frescas en el mercado, podrás conservarlas sin ningún problema durante varios días. Para ello basta con colocarlas con las láminas hacia abajo y sin lavarlas, en un recipiente de cartón que taparemos con un trapo húmedo.

  • La berenjena es una hortaliza que a los cocineros les da mucho juego porque es muy versátil. El problema de lograr conservarla en perfecto estado es que hay que guardarla alejada de otras frutas y hortalizas porque la berenjena reacciona ante el gas etileno que desprenden otros vegetales. Esta es la causa de que se estropeen antes y haya que tirarlas. No debes olvidar que si las has adquirido en una bandeja de plástico o en una bolsa, antes de introducirlas en el frigorífico debes retirar ese envoltorio.

Estos son sólo unos ejemplos de algunos alimentos que requieren un tratamiento especial para ofrecerle todo el sabor y las propiedades intactas al consumidor.

 

Post relacionados:

aumentar ticket medio

Volver a la home