POSTRES FÁCILES Y RÁPIDOS ADAPTADOS A TODOS LOS GUSTOS Y PARTICULARIDADES

Por La Menorquina on 26 de enero, 2016

Existen una serie de prejuicios y conceptos previamente concebidos en relación a los postres, los cuales están tan fuertemente arraigados en nuestra sociedad, que tenemos que hacer un gran esfuerzo para desvincularlos de ellos.

postres_faciles_y_rapidos.jpg 

Guía Gratuita: La carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

Por este motivo, para muchos de nosotros es prácticamente inevitable que, por el mero hecho de pensar en postres, automáticamente nos vengan a la cabeza un serie de imágenes enlazadas de dulces, helados y otros productos elaborados con abundante azúcar. Con la característica común de ser muy sabrosos pero poco saludables y, sobre todo, muy peligrosos para la dieta.

Si damos rienda suelta a nuestra imaginación, al estar muy influenciada por la cultura y la sociedad, puede ocurrir que empezaremos a asociar los postres como algo propio de personas demasiado glotonas y con escaso autocontrol. En definitiva, hombres y mujeres capaces de echar a perder su dieta, simplemente por ser incapaces de decir no a un pastel de chocolate, un helado o unas fresas con nata.

Los postres incluyen una amplia variedad de productos, algunos de ellos muy sanos y poco o nada sospechosos de ser culpables de esos kilos de más. Además, es evidente que, tomados con moderación y sentido común, tampoco vamos a arruinar nuestra salud ni nuestra dieta por tomar algún helado o pastel de vez en cuando.

Y aún en el caso de que, por enfermedad o problema médico, o por estar inmersos en una dieta bastante estricta, no podamos ingerir ciertos alimentos, existen postres de repostería y pastelería aptos para cada persona, sea cual sea su circunstancia personal o problema de salud.

Postres para guardar la dieta

Cuando se está a un proceso de pérdida o mantenimiento de peso la mayoría de frutas pueden ser una magnífica opción para el postre. No obstante, para los que no quieran privarse del placer de tomar un helado o un pastel, existen alternativas muy válidas:

  • Helado de melocotón para dieta. En la web cookpad.com hemos encontrado, entre otras muchas, esta deliciosa receta de helado elaborada exclusivamente con ingredientes de dieta: melocotones, anís estrellado, piel de limón, edulcorante y queso batido.Su preparación no es nada compleja. En primer lugar, se deben lavar, pelar y trocear los melocotones y cocerlos a fuego lento fuego cubiertos de agua. Tras agregar el anís y los edulcorantes, se tritura el melocotón en la batidora hasta que quede una crema fina. A continuación, se agrega el queso batido poco a poco, integrandolo bien en la preparación hasta que esté uniforme. Finalmente, se introduce en el congelador hasta que se forme el helado.
  • Flan de espinacas y frutas secas. En la misma página web hemos encontrado una forma muy original de presentar las verduras para que sean más apetitosas. Una de las posibilidades es elaborarlas en forma de postre, como ocurre con esta original propuesta de flan de espinacas y frutas del bosque. Es tan sencillo como cocer las espinacas durante 10 o 15 minutos, colándolas y escurriéndolas bien, colocarlas en un bol o taza, mezclar unas cuantas pasas, apretarlas bien y darle la vuelta en un plato, formando el flan. El toque final puede ser adornar la creación con albaricoques partidos y pasas y coronar con las frutas del bosque.

Postres para diabéticos y celíacos

Los diabéticos deben vigilar especialmente la ingesta de azúcar, lo cual no es un problema para la elaboración de postres actos para ellos, pues en el mercado existen galletas y otros dulces con una cantidad de azúcar prácticamente nula o muy pequeña y, en consecuencia, tolerable par la mayoría de estas personas.

¿Qué te parece una galleta con queso mascarpone y frutos del bosque? ¿O una tarta de mango y coco sin gluten ni azúcar que podrían tomar tanto diabéticos como celíacos? Las posibilidades son muchísimas.

Esperamos que este artículo te haya abierto la mente en relación a los postres y te hayas convencido de dos cuestiones muy importantes:

  • En primer lugar, los postres no son, necesariamente, sinónimo exclusivo de dulces azucarados o tartas de chocolate y similares.
  • Por otro lado, con los ingredientes y la actualización adecuada, casi todas las personas pueden deleitarse con un helado o una tarta.

En base a esta nueva concepción de los postres y, más concretamente, de los productos de pastelería y repostería, es aconsejable que las cartas de los restaurantes sean un reflejo de esta diversidad de los postres y de las particulares de cada cliente, ya sea por cuestiones médicas, de gusto personal o cualquier otra circunstancia.

Es fundamental que en la parte final de la carta, después de los entrantes y el plato principal, los postres que allí se encuentren sean capaces de cubrir las necesidades de cada comensal en cada momento.

 

New Call-to-action

Volver a la home