Postres fáciles y rápidos: te enseñamos las mejores recetas

Por La Menorquina on 23 de marzo, 2016

Los postres están consiguiendo, poco a poco, ocupar el lugar que realmente se merecen en nuestra alimentación diaria, en la gastronomía a todos los niveles y en la carta de los restaurantes. Tanto es así, que hoy en día existen reposteros de renombre igual de famosos y valorados como los mejores chefs. 

El camino, no obstante, no está siendo fácil, puesto que los postres tienen que luchar contra prejuicios y falsos mitos que, al llevar mucho tiempo instalados en el imaginario colectivo, son difíciles de borrar. Por ejemplo, muchas personas siguen asociando los postres como alimentos poco sanos y enemigos acérrimos de la dieta. Lo cual no es cierto, puesto que la repostería no tiene por qué ser un alimento perjudicial siempre que se coma en su justa medida y sentido común. 

Con el objetivo de poner nuestro granito de arena en la reivindicación y promoción de los postres, hemos seleccionado los tipos de postres más populares y sencillos, explicando sus características y formas más comunes de elaboración.

Postres helados

Los postres helados son una opción ideal para servir en nuestro restaurante. Existen un sinfín de posibilidades y de sabores en los que se puede confiar y que, además, no tienen porque aportar demasiadas calorías a nuestra dieta.

Las cremas y sorbetes también son una opción ideal para acompañar postres y que, a la vez, resulta atractiva para el comensal. Existen muchos sabores, desde los más clásicos: chocolate, nata, fresa, limón, a los más innovadores: tarta de manzana con caramelo, mojito, limoncello. 

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

Bizcochos y pastelitos

Es increíble la cantidad de bizcochos o pastelitos que podemos elaborar partiendo de cuatro ingredientes tan básicos como increíblemente versátiles y útiles: harina, huevos, azúcar y mantequilla.

A partir de la base preparada por estos ingredientes fundamentales, podemos incorporar más sabores y texturas con frutas, mermeladas, chocolate, lácteos y hasta licores. Lo bueno del bizcocho es que cualquier ingrediente que añadamos, como una simple piel rallada de limón, le puede dar un sabor diferente, con una chispa original y distintiva.

Las distintas variedades suelen ser muy fáciles de preparar y una excelente propuesta tanto para después de una comida o cena principal, como para desayunar o merendar.

El pastelito de chocolate

Una variedad de bizcocho que hará las delicias de todos los amantes del chocolate, sin importar la edad, es el de chocolate. Estos pastelitos se pueden preparar con la forma clásica rectangular o de magdalena o añadirle un toque de fantasía y darles forma de estrellas o hasta de animales u objetos. Todo depende del molde que utilicemos.

recetas de postres faciles y rapidos

El bizcocho de chocolate es una excelente solución para las visitas inesperadas puesto que adornándolo un poco, ya sea añadiéndole unos trocitos de fruta o un toque de ron que le dé un sabor festivo, lo podemos llegar a convertir en un postre de alta repostería.

Otra opción muy interesante es preparar un bizcocho de chocolate con almendras. De esta forma, a su excelente sabor le añadimos el poder nutritivo y energético de los frutos secos. Y como la presentación es muy importante, recomendamos servir el bizcocho de almendras espolvoreando un poco de azúcar glas y cacao en polvo, y acompañarlo con una salsera con sirope de chocolate. De esta manera, los comensales puedan bañar el pastelito según su gusto personal. 

Los postres de frutas

Los postres de frutas pueden prepararse en cinco minutos con una alternativa sencilla sino queremos complicarnos. Una buena opción consiste en elegir frutas de temporada según la estación del año.

Existen tantas posibilidades que lo difícil es acabar decantándose por alguna. Si a vuestros invitados les gusta un melón, seguro que triunfaréis por todo lo alto con una combinación de melón, bizcocho y ron, pudiéndose sustituir el licor por un zumo de frutas para que los niños no se queden sin postres.

Seguimos con más ideas. ¿Qué os parece unas uvas salteadas con mousse de yogur? Aunque suene un tanto sofisticado, es un postre cuya complicación a la hora de prepararlo brilla precisamente por su ausencia.

Las ciruelas también combinan con muchos licores y presentadas en una copa pueden poner el broche final a una buena comida o cena. Las fresas y fresones se pueden preparar con nata o combinadas, por ejemplo, con una tarta de queso, a la que se le puede añadir un balsámico de chocolate para contentar a los más golosos.

Siguiendo con las combinaciones, la piña suele hacer muy buenas migas servida junto a postres clásicos como las natillas o la crema catalana. Y para esos plátanos que empiezan a madurarse y ya no están tan apetitosos existe una gran solución: podemos hacer que recuperen su esplendor sirviéndolos en forma de postre helado con chocolate y nueces.

Finalmente, tampoco nos olvidemos de las manzanas. Asadas o en forma de la clásica tarta de manzana de siempre, constituyen un postre que, sumando virtudes como ser muy saludable, nutritivo y delicioso, acaba configurando un resultado excepcional.

New Call-to-action
Volver a la home