Postres de hojaldre con un toque original

Por La Menorquina on 14 de abril, 2017

De origen incierto (algunos historiadores lo sitúan en Francia pero diferentes escritos señalan que el hojaldre ya se usaba en tiempos de la Grecia clásica), el hojaldre es conocido, usado y apreciado en casi todo el mundo, tanto por su magnífico sabor como por su agradable textura: también se le conoce como milhojas por el efecto que se produce tras su cocción: se separa en múltiples láminas, finas y crujientes.

postres de hojaldre

 

Ebook gratuito: La revolución verde en la hostelería

 

Los tipos de hojaldre

Básicamente existen 4 tipos de hojaldre, los cuales se utilizan para elaborar tipos muy diferentes de postres de hojaldre y también recetas saladas, tanto de carne como de pescado y hasta verduras. Cada uno de estos hojaldres se utiliza para un tipo de elaboración diferente.

  1. Hojaldre común. Su característica principal es que contiene grasa en su interior.
  2. Hojaldre invertido. Se diferencia del anterior en que la materia grasa está en el exterior y, además, no crece tanto en el horno.
  3. Hojaldre medio. Tiene un porcentaje de grasa más pequeño que los anteriores, además de un número menor de capas.
  4. Hojaldre rápido. En este caso la materia grasa se incorpora en el empaste.

 

Propuestas de hojaldre con un toque diferencial

Las posibilidades del hojaldre son inmensas, ya que además de las típicas tartas (siendo una de las más conocidas y destacadas la tarta de manzana), croissants, palmeras o cañas dulces, también se pueden elaborar infinidad de platos salados, ya que a prácticamente cualquier receta de carne, pescado o verduras se le puede aplicar la variedad de envolverla en una masa de hojaldre. En todos los casos se consigue un producto de gran calidad tanto en sabor como en presentación.

Dicho esto, nuestras propuestas dulces y saladas de hojaldre, varias de ellas extraídas de esta web especializada en gastronomía y con la característica común de incorporar algún elemento original, son las siguientes:

  • Hojaldre con cerezas y leche condensada. Sorprendente combinación de sabores que consiste en, una vez estirado el hojaldre, darle unas pinceladas de leche condensada y añadirle las cerezas cortadas en capas muy finas.
  • Hojaldre con frutas y crema pastelera. Un postre que potencia el contraste de sabores: el ácido de la fruta con el dulce de la crema.
  • Flores de hojaldre y salchichas. Se coge la mitad de la salchicha cortada y se pliega en forma de flor. El resultado es un plato diferente, con una presentación realmente original.
  • Hojaldre de camembert y manzana. Espectacular receta que funciona muy bien como entrante, por su perfecta mezcla de dulce con salado.

Incorporar recetas de hojaldre, ya sean postres o platos salados, en la carta de un restaurante es una buena forma de deleitar a nuestros clientes con productos que combinan sabores tradicionales y fácilmente reconocibles con pinceladas originales que les harán sentirse especiales.

 

New Call-to-action

Volver a la home