Postres de frutas: las nuevas tendencias

Por La Menorquina on 6 de abril, 2017

 

Es bastante difícil escoger cuáles son las tendencias a nivel de postres en los restaurantes puesto que existen cientos y cientos de propuestas diferentes. Con el objeto de tratar este amplio tema con un enfoque más concreto, haciendo un esfuerzo de síntesis hemos seleccionado los tipos de postres con frutas que, en nuestra opinión, están teniendo una mejor aceptación por un público cada vez más exigente y ávido de que le sorprendan, convirtiéndose en una experiencia gratificante, novedosa y muy satisfactoria.

postres de frutas

 

Ebook gratuito: Tendencias en restauración:  La revolución verde en la hostelería

 

8 tendencias de postres con frutas

 

1) Postres de transición

Con el objeto de evitar brusquedades excesivas al pasar de los platos salados a esa parte más dulce de la carta que son los postres, algunos restaurantes incluyen en sus cartas propuestas con las frutas como protagonistas que se quedan a medio camino entre los dos grandes tipos de sabores. Un ejemplo son las frutas heladas de La Menorquina o las manzanas la horno. 

2) Postres que interaccionan con los comensales

Otra tendencia de postres frutas es la interacción con los clientes. Esto se consigue permitiendo que el comensal participe directamente en la elaboración del postre que finalmente se tomará, eligiendo por ejemplo diversas combinaciones de helados de la oferta existente o rellenando él mismo un bizcocho con los ingredientes que más le apetezcan.

3) Reinventar a los clásicos

Frente a propuestas totalmente innovadoras, otra tendencia siempre bien acogida por la mayoría de clientes es darle un giro a los postres de siempre: por ejemplo un milhojas de fresas o una tarta de manzana, pero realizando variaciones en algunos de sus ingredientes y/o en la presentación. Se puede añadir un helado de mango por encima del milhojas o un relleno de vainilla y chocolate en la base de la tarta de manzana.

4) Postres de gran impacto estético 

Con la superposición de capas diferentes de diversas frutas, combinados con helados de colores muy contrastados, es posible lograr creaciones que, además de estar muy sabrosas, logran sorprender a los clientes por su valor estético

Otra tendencia en esta línea es mezclar frutos secos con helados y otros ingredientes a modo ornamental para crear formas singulares de una gran sensibilidad estética.

5) Aplicar el minimalismo a los postres

Junto a las propuestas estéticas más elaboradas, también son tendencias los postres de apariencia sencilla y directa, sin adornos ni elementos supérfluos. Por ejemplo, las fresas con nata y... hasta el pan con chocolate.

6) Los postres vintage

También están de moda los postres de estilo vintage. Serían propuestas sencillas de inspiración clásica (cualquier tarta de frutas puede funcionar muy bien) servidas en jarrones o bandejas de estilo barroco y recargado que evoque épocas pasadas. Una propuesta de este estilo es atrevida y original y, sin duda, muy agradable a la vista de nuestros clientes.

7) Postres que no parecen postres

A los clientes les encanta que los seduzcan y los sorprendan. Los trampantojos realizan muy bien esta doble función. Las posibilidades son inmensas, sólo es cuestión de dejar volar la imaginación. La clave del éxito está en que, una vez pasado el efecto sorpresa, el postre tenga un sabor también muy bueno, para evitar que el comensal se pueda sentir defraudado.

8) Un toque cosmopolita

La globalización y mezcla de culturas es un hecho cada vez más evidente. Otra tendencia es trasladar esta nueva realidad a los postres, mezclando en un mismo plato ingredientes y recetas de culturas muy diferentes, con el común denominador, por ejemplo, del uso de frutas de diversos continentes.

Los postres han dejado de ser un elemento secundario, que muchas veces se pasaba por alto, para convertirse en un elemento protagonista y fundamental con el que lograr una experiencia redonda y completa. Por ese motivo es muy importante dar a los postres un lugar destacado en la carta de nuestro restaurante, poniéndolos al mismo nivel que el resto de los platos del local.

Como hemos visto, un postre es mucho más que un elemento dulce para dar por finalizada una buena cena o comida. Muchos restaurantes, siguiendo las tendencias actuales, convierten sus postres en ejemplos de cocina de máxima calidad, creativa y con un alto valor estético.

 

New Call-to-action

Volver a la home