Por qué usar bolsas para congelar

Por La Menorquina on 6 de octubre, 2015

¿Bolsas para congelar en un restaurante, sí o no?

Sí, por supuesto. Se trata de bolsas impermeables, de plástico, y con cierre hermético, especialmente diseñadas para la congelación de alimentos frescos como pueden ser las carnes, aves y pescados.

Este tipo de bolsas son fáciles de usar e higiénicas, y son un elemento imprescindible en cualquier cocina, ya sea ésta profesional o no. A los chefs de los restaurantes les ayudarán a conservar los alimentos, y prolongar su vida útil durante períodos de tiempo más largos, ya que las bajas temperaturas de la congelación, inferiores a 24ºC bajo cero, actúan contra la actividad bacteriológica que estropea los productos.

bolsas para congelar

Ebook gratuito:  Conservación de los alimentos

Con ellas se pone en práctica uno de los métodos de conservación más extendidos: la congelación. Con la congelación se mantienen intactas las propiedades de los alimentos, así como su valor nutritivo, y todas las vitaminas y minerales que estaban presentes en el producto, por lo que la alimentación que se ofrece al comensal en el restaurante, seguirá siendo sana y variada. 

Evitan que los alimentos envasados entren en contacto con el oxígeno del aire, lo que provocaría la evaporación de su humedad y contribuiría a que el alimento se resecase y presentara un mal aspecto. Pero también a que no se desarrollen bacterias aerobias que son las que necesitan oxígeno para sobrevivir, y no se mezclen los olores de los alimentos. 

Además, las bolsas para congelar permiten ganar tiempo y reducir gastos, aspectos muy importantes en el espacio de la cocina de un restaurante, ya que se podrá hacer una mayor cantidad de compra de productos frescos, y se beneficiarán del precio de los productos de temporada.

Para identificar correctamente cada alimento, aunque las bolsas sean transparentes, es conveniente etiquetar cada una de ellas con una serie de datos imprescindibles como son el tipo de producto, la cantidad del mismo para saber si la bolsa contiene una sola porción o una medida familiar, su fecha de envasado y su fecha máxima de consumo. Así quedaría antes de introducirla en el congelador: filetes de ternera, ½ kilo, 31-08-2015/03-09-2015. 

Una vez tengas todos los alimentos listos en el congelador, no te olvides de seguir el sistema PEPS (Primero en Entrar, Primero en Salir) de modo que aquellos productos que hayan entrado primero al congelador, son los que deben ser consumidos antes

Es imprescindible que las bolsas para congelar queden lo más llenas posibles para evitar el aire en el interior de las mismas, así como tratar de extraer la mayor cantidad de aire una vez las hemos llenado.

Ten presente que las bolsas que usaste para conservar carnes, aves o pescados, no pueden ser reutilizadas para otros alimentos pues podrían contaminarse, y que si las reutilizas muchas veces, éstas terminarán por no cerrarse correctamente.

Recuerda que no todas las bolsas plásticas sirven para congelar porque no tienen capacidad de sellado, y hay bolsas plásticas que siendo aptas para almacenar productos, en cambio no son válidas para congelarlos. Usar las bolsas para congelar adecuadas, será una garantía para mantener tus alimentos en perfecto estado de conservación, y ofrecer un producto final al cliente de total calidad.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home