Plan de empresa para restaurante: ¿cómo elaborarlo?

Por La Menorquina on 7 de mayo, 2016

Cuando uno se dispone a emprender un nuevo negocio es bueno que realicemos un plan de empresa para dejar por escrito todos los pasos que daremos en los próximos tres años. Es una buena herramienta los objetivos que hemos cumplido y cuáles no.


En este artículo daremos unos consejos para llevar a cabo un plan de empresa específico para nuestro negocio de restauración.

El plan de empresa sirve para revisar lo que hemos hecho después de los tres años posteriores a la creación de la empresa y para saber antes de su puesta en funcionamiento si es viable o no. Esto es muy importante, ya que este es uno de los principales errores de los emprendedores: no valorar correctamente si la idea de negocio que teníamos era rentable o no.

En este documento incluiremos los gastos iniciales previstos y los posteriores y el capital inicial con el que contamos y una estimación de los ingresos que obtendremos de nuestro negocio.

plan de empresa restaurante

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial   y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

En este punto es donde tendremos que llevar a cabo la mayor decisión de nuestro inicio emprendedor: ¿compramos un local o lo alquilamos? ¿Pedimos un préstamo al banco o partimos de nuestro propio capital?

Sobre esta cuestión existen muchas teorías, pero hay muchas voces acreditadas que aconsejan alquilar primero el local para no quedarse sin tesorería al principio. Aunque también es verdad que si nos decidimos por el alquiler también tendremos que tener en cuenta las condiciones físicas del mismo y valorar las reformas que tendremos que ejecutar.

El segundo gasto más importante cuando iniciamos un restaurante es el relativo a la maquinaria y al material. Un desembolso económico que está comprendido entre los 42.070 y los 60.100 euros. No obstante, si nos hacemos con maquinaria de segunda mano el gasto destinado a esta partida es mucho más bajo.

Además de estos gastos deberemos incluir los propios de la constitución de la empresa, de la gestoría, la compra de los muebles, la del género y el stock que tendremos en el almacén, los gastos de personal, los de la seguridad social, los impuestos y el fondo de maniobra que mantendremos hasta que empecemos a ingresar dinero.

Es aconsejable también que para prevenir posibles imprevistos, añadamos al capital inicial el 20% a la cantidad total destinada a estas últimas partidas comentadas.

Una vez que hayamos terminado con los gastos, tendremos que calcular una estimación de los beneficios, en función de los ingresos previstos.

Se entiende que un restaurante es rentable cuando se ingresa el doble de lo que nos gastamos en productos necesarios para cocinar.

¿Cómo podemos saber los productos que necesitaremos para elaborar los platos? Pues a partir del número de mesas que tenga nuestro local, los turnos de la cocina que haga nuestro personal u otras variables como si sólo vamos a ofrecer un servicio de restaurante o también de cafetería, el número de horas que tendremos abierto el negocio, etc.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home