Panettone: el pan dulce que viene de Italia

Por La Menorquina on 30 de abril, 2016

La internacionalización del Panettone, un postre de origen italiano, es tan intensa que, hoy en día, en muchísimos países no se concibe la Navidad sin este bollo tipo brioche de pasas y frutas confitadas (naranja, cidra y limón), con su característica forma de cúpula, formando parte de las cenas o comidas tradicionales.

 

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

 

Dos historias diferentes y un sólo creador

Existen dos historias diferentes que explican el origen de este manjar, aunque ambas coinciden en el nombre de su creador: un tal Antonio, al cual llamaban simplemente Toni.

El primer relato cuenta que el Panettone nace en la corte de Ludovico Il Moro, señor de Milán desde 1494 al 1500, en la noche de navidad. Según esta narración, el Duque ordenó preparar un banquete para la nochebuena, con deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa. Pero ocurrió un problema inesperado: el postre que estaba previsto se quemó. 

El terror se apoderó por un instante en la cocina del Duque, hasta que los cocineros posaron su atención en un pan dulce que había preparado un lavaplatos llamado Toni, diminutivo de Antonio, utilizando las sobras de la comida: mucha fruta confitada variada y mantequilla.

El postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado, y cómo se llamaba. Así que trajeron al joven Toni ante el Duque, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre, así que el monarca decidió llamarlo "Pan de Toni" nombre que derivó, con el paso del tiempo, en Panettone.

panettone.jpg

Según la segunda versión del origen de este gran postre, los primeros en endulzar un pan fueron los Romanos, pero el Panettone, más o menos como los conocemos, no nació hasta, aproximadamente, en 1490, cuando un joven aristócrata llamado Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán.

Con el fin de demostrarle su amor, se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula a base de frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el “Pan de Toni”, nombre del joven, y de ahí viene su nombre.

Al margen de historias y leyendas, el primer registro que se tiene del Panettone como dulce navideño tradicional milanés es un artículo del escritor iluminista Pietro Verri en el siglo XVIII, que lo llama pane di tono (pan grande).

La industrialización permitió que su consumo se hiciera tradicional en Italia y luego saltó a países del todo el mundo, adoptando numerosas variaciones y, hoy en día, se puede encontrar con uvas, pasas, piñones, almendras, chocolate y frutas confitadas.

Como curiosidad, señalar que en algunos lugares de Italia se sirve acompañado de queso mascarpone, en Venezuela se regala mucho como gesto de amabilidad y en Perú se consume en grandes cantidades durante todo el año.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home