Mitos y verdades a la hora de descongelar alimentos

Por La Menorquina on 7 de enero, 2016

Los productos congelados ocupan una parte importante de nuestra alimentación. Según un estudio elaborado por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) cerca del 70% de los hogares españoles consumen este tipo de alimentos como mínimo una vez en semana. Es por ello que nos preguntamos, ¿es saludable consumir este tipo de productos? 

¿Cuánto hay de verdad y mentira en lo que se comenta sobre la descongelación de alimentos? En este post enumeremos las verdades y mitos más extendidos sobre este tema.

descongelar_alimentos

 

Ebook gratuito:  Conservación de los alimentos

 

Verdades:

  • Si los productos no se descongelan de forma correcta se deterioran, y sufren pérdidas en algunas de sus cualidades organolépticas ya sea en el sabor, la textura, el color o el olor.

  • Si a la hora de cocinar el alimento no se siguen las instrucciones que aparecen en el envase y que han sido indicadas por el fabricante, se pueden perder el sabor o la textura del producto. Además, en muchos casos no se requiere descongelación previa del producto.

  • En el caso de comestibles como patatas congeladas, descongelarlas antes de su elaboración provoca que absorban más cantidad de aceite, lo que termina afectando a su sabor y color.

  • Los productos congelados deben adquirirse al final de la compra para no romper la cadena del frío y que comience su descongelación. Y deben ser los primeros en guardarse al llegar a casa para evitar más cambios de temperatura.

  • No se debe volver a congelar un alimento descongelado. Si lo hacemos alteramos sus características organolépticas y por lo tanto tendremos un producto de baja calidad.

  • Si se ha procedido a congelar un alimento en mal estado, al descongelarlo lo encontraremos igual de deteriorado.

Mitos:

  • "Se deben descongelar a temperatura ambiente". - Esta práctica es falsa, se deben descongelar en el frigorífico antes de proceder a su elaboración, evitando de este modo un cambio brusco de su temperatura que pueda llegar a alterar sus propiedades.

  • "Hay que lavar los productos congelados antes de elaborarlos". - Lo cierto es que estos alimentos están listos para su utilización, lavados, cortados y sin desperdicios.

  • "Todos los productos congelados se descongelan igual". - Esto es un error, debemos fijarnos en las indicaciones del envase, para poder consumir un producto final de total calidad. 

En muchos hogares se adquieren productos frescos para su posterior congelación, pero el resultado no se puede comparar al proceso industrial, donde los alimentos son sometidos a una ultracongelación que garantiza el 100% de su contenido nutricional. En el caso de los vegetales, son cosechados en el punto máximo de calidad y procesados de manera inmediata para que no haya pérdida de vitaminas y minerales.

Dentro del sector de la restauración, los chefs cuentan con la ventaja de poder hacer uso de los abatidores de temperatura, de los cuales te hemos hablado con anterioridad en este blog mostrándote sus ventajas, y que les permiten congelar un producto sometiéndolo a un proceso rápido de congelación, evitando así la proliferación de bacterias y garantizando al consumidor poder degustar un plato de pescado o carne, conservando la textura y todo su sabor y color. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action
Volver a la home