Los sorbetes y CREMAS de LA Menorquina

Por La Menorquina on 3 de junio, 2016

Los helados conquistan los paladares de la mayoría de las personas ya sean niños o adultos. En el sector de la restauración es muy importante que nuestra carta de postres tenga variedad para contentar todos los gustos y que, a su vez, sirva para que podamos aumentar el ticket medio. Uno de los productos que nunca falla y que se puede servir tanto sólo como acompañado, en verano o en invierno, es el helado.

la_menorquina.jpg

La Menorquina, proveedora de postres helados para restauración, contiene un gran abanico de cremas y sorbetes, algunos de estos sabores tan novedosos como la crema de Té Verde, el Sésamo Negro o el sorbete de Limoncello. Todos estos productos están fabricados con aromas naturales, ausencia de conservantes y de productos transgénicos o derivados de ellos. Además, están libres de gluten, por lo que las personas intolerantes a este tipo de enfermedad podrán consumirlos.

 

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

 

Sorprende a los clientes

Con helado podemos elaborar diversidad de postres que capten la atención del comensal, le satisfagamos y consigamos que vuelva a visitarnos a nuestro establecimiento. Como hemos comentado anteriormente, las cremas y los sorbetes pueden servirse para postres sólo de helado o acompañando a algunas de nuestras elaboraciones caseras, ayudándonos a que tengamos más tiempo para preparar otros platos.

Desde copas de helado, cócteles, batidos hasta postres más creativos. Con las cremas y los sorbetes tenemos un sinfín de posibilidades. No descuides en ningún momento la presentación del postre y del helado, es uno de los elementos más importantes en un plato, diferénciate y consigue crear experiencias en tu restaurante. 

No hay porque decantarse por bola de crema o sorbete, la única diferencia es que los sorbetes no contienen ingredientes grasos ni otros como la yema de huevo, por lo que su textura es menos firme, más líquida y menos cremosa. A cada postre le casará un helado diferente y, además, es importante la sensación que queramos causar, para algo más digestivo e intenso optaremos por un sorbete y para un postre más pasional y cremoso escogeremos la crema helada. 

Nuestra última recomendación es saber tratar el producto. La textura es uno de los elementos más cualitativos de un helado por lo que para evitar el crecimiento de microorganismos en su interior de las cremas y sorbetes y, de esta manera, parar la cristalización hay que respetar la cadena de frío. Algunos consejos que nos ayudarán a conservar la calidad de nuestro producto son, como por ejemplo, no parar la máquina de frío y que su temperatura permanezca constante a la recomendada, -18º C.

 

New Call-to-action

 

Volver a la home