Los secretos de la pastelería americana

Por La Menorquina on 23 de junio, 2016

La pastelería americana es, posiblemente, una de las pocas del mundo en las que se admiten las imperfecciones en la presentación, lo que la diferencia mucho de la francesa por ejemplo. La presentación típica de un pastel o una tarta típicamente americana suele ser sin cobertura, ya que las imperfecciones forman también parte indisoluble del postre.

Dejando de lado el aspecto puramente formal, el sabor de la pastelería americana es excepcional, lo que explica que sus productos más típicos, como el brownie o los muffins, se hayan exportado a prácticamente todo el mundo.

 

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

 

Las claves de la pastelería americana

En muchas ocasiones, las personas que intentan elaborar una receta de repostería norteamericana se quejan de que el resultado no es el esperado por diversas razones:

  • La masa de, por ejemplo, las cupcakes no se eleva lo suficiente.
  • Las cookies tienden a quedar excesivamente secas.
  • Las muffins no quedan tan esponjosas como deberían.
  • Y, sobre todo, el sabor de las tortitas y otros postres no acaba de alcanzar los parámetros de calidad deseables.

¿Cuál es el problema o problemas?

  • En primer lugar, todos los ingredientes deben ser de la máxima calidad.
  • Se deben respetar escrupulosamente las medidas de las recetas originales.
  • Es necesario utilizar bicarbonato de soda puro y levadura química en polvo americana para lograr el volumen y textura de los postres originales.

Los mejores postres americanos

Ahora que ya conoces los trucos, seguro que te ves capaz de elaborar algunos postres típicos americanos:

  • Tarta Red Velvet: Esta tarta es conocidísima por su aspecto aterciopelado de color rojo y la combinación de capas y cobertura extra blanca de queso y mantequilla. No sólo llama la atención por su aspecto sino por su increíble sabor. 
  • Brownie con nueces. Este bizcocho de chocolate, en forma de pequeño rectángulo o cuadrado, es posiblemente el postre más típico e internacional de la repostería americana. Es también muy común rellenarlo con nueces y servirlo junto a un helado, normalmente de vainilla para intensificar el contraste de sabores.
  • Tarta de queso al estilo americano. Otro producto genuino americano que se ha acabado exportando a casi todo el mundo. La típica tarta americana se prepara con una base de galletas tipo maría y queso philadelphia. Una exquisitez de textura cremosa y suave sabor.
  • Tortitas. Aparecen frecuentemente en las películas y series norteamericanas cuando la familia, recién levantada, se reúne para desayunar antes de marchar al trabajo, el colegio o a correr fantásticas aventuras. Llevan esencia de vainilla, sipore de arce y helado para acompañar.
  • Apple pie. El pastel de manzana americano tiene un sabor algo ácido y se suele servir junto con crema batida o helado. La pasta tiene una textura escamosa y el relleno es, ¿cómo no?, las manzanas ácidas cortadas a trozos.
  • Bombón helado. Otro postre muy consumido en el país de los 50 estados es el bombón helado, al que se le acompaña con almendra picadas, obleas, dulce de leche y cacao.

pasteleria_americana.jpg

La incorporación de postres típicos de otros países en una carta de postres es una de las acciones más recomendables para hacerla más variada, divertida y atrayente para los comensales, lo que servirá para vender más postres y aumentar el gasto medio por cliente. 
 

  New Call-to-action

Volver a la home