Los postres de los mejores restaurantes españoles

Por La Menorquina on 2 de enero, 2016

Este post va dedicado a algunas de las creaciones con el toque más mágico e imaginativo de la carta de menú: los postres. Hoy te traemos un soplo de inspiración para la parte más golosa de tu carta a través de los postres de El Celler de Can Roca y Mugaritz, los establecimientos españoles mejor situados en 2015 por la revista británica Restaurant que otorga cada año premios a las mejores cocinas. 

En El Celler de Can Roca, mejor restaurante del mundo 2015, la batuta al frente del mundo dulce la tiene Jordi Roca, el menor de los tres hermanos. La importancia de los postres para el restaurante de Girona hace tiempo que traspasó las paredes de su cocina y buscó nuevos horizontes para desarrollarse y dar rienda suelta a la creatividad a través de Rocambolesc, un nuevo concepto de heladería. 

Clica aquí para que podamos asesorarte sobre  cómo puedes aumentar la rentabilidad de tu  restaurante a través de los postres

La propia ambientación de la heladería inspirada en el cuento de Charlie y la fábrica de chocolate, ya es un aliciente para visitarla y disfrutar del placer de un bocado dulce a través de sus helados, se pueden combinar con hasta 34 toppings diferentes, panecillos de helado caliente o, incluso, las magdalenas de helado.

Pero mucho antes del nacimiento de Rocambolesc, los comensales de El Celler de Can Roca ya estaban expectantes ante la llegada del plato final del menú. Postres como el “viaje a La Habana” con el sabor del humo de un puro habano, los postres que captaban el alma de un perfume y la transformaban en un producto comestible como la “adaptación del perfume Eternity de Calvin Klein”, el “albaricoque caramelizado” fruto de la introducción de nuevas técnicas como el azúcar soplado, o una “Anarquía” materializada en 12 cremas, 7 gelatinas, 7 salsas, 3 granizados, 2 espumas, 2 helados, 3 pastas de frutas y 7 crujientes, ya hacían presagiar al cliente que la experiencia visual y gustativa sería inigualable.

postres_restaurantes

El número 6 de la exclusiva lista de restaurantes la ocupa Andoni Luis Aduriz con su restaurante Mugaritz, en Guipuzkoa. Ha posicionado a la cocina vasca dentro de la gastronomía mundial buscando siempre la excelencia y la perfección, dejando de lado tanto las posibles críticas recibidas por su trabajo como los premios otorgados para proseguir con la misma humildad y modestia de los comienzos. 

En Mugaritz se diseñan platos que se transforman en una auténtica sorpresa para el comensal, al que se le invita no sólo a comer sino a jugar. Sus elaboraciones son un reto de formas, colores y olores que se descubrirán en el paladar. Lo admirable de sus creaciones es que las que son a ojos del cliente, las más sencillas, simples o elementales, son finalmente las más delicadas e ingeniosas, las que dejan sin habla deleitándose entre sabores y texturas que no imaginaban posibles.

Por ello no nos extraña un postre de tono ácido como “el yogur de leche de oveja y sésamo con prímulas amargas”, o presentar una stracciatella en forma de bizcocho y no en helado como es lo habitual.

El cliente forma parte activa de los postres, no sólo se espera que los disfrute sino que se le propone que participe en el ritual japonés con la preparación del té con el postre “la ceremonia del cacao”, donde el comensal deberá verter la leche de sésamo que contiene una jarrita en un cuenco con cacao, y mezclar luego con un agitador. Así logrará un batido en el que podrá mojar un bizcocho con nibs de chocolate.

En el postre “rayando lo imposible”, el cliente debe rayar de una piedra, azúcar solidificado, el azúcar glasé para unos exquisitos canutillos de crema. La última, un fino concentrado de manzana y flores silvestres deshidratadas que dan lugar a un pañuelo almidonado. 

Ideas inspiradoras y obras de arte dulces de la mano de El Celler de Can Roca y Mugaritz. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home