Los nuevos gustos del cliente en decoración de comidas

Por La Menorquina on 12 de diciembre, 2016

Las posibilidades a la hora de presentar un plato son casi infinitas, el único límite es la propia imaginación del chef. A lo largo de los años, se ha producido una evolución constante en el montaje de las creaciones culinarias, en línea con los nuevos gustos de los clientes y las tendencias dominantes en las escuelas de cocina de prestigio y los grandes chefs.

deco.jpg

Aunque en ciertos aspectos siguen perdurando las propuestas clásicas, constantemente se van produciendo innovaciones en algunos puntos concretos y reinvenciones más generales. Los principales objetivos de estas transformaciones son: adaptarse a los nuevos gustos de los consumidores y sorprenderles, que es algo que todos agradecemos cuando vamos a comer a un restaurante.

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

¿Qué esperan los clientes del montaje de un plato?

Actualmente podemos distinguir una serie de parámetros que suelen ser del agrado de la mayoría de comensales cuando acuden a un restaurante, sobre todo si se enmarca en una categoría media o alta:

  1. Composiciones con más verde que proteínas. Debido al auge de la llamada revolución verde, muchos comensales prefieren que en sus platos predominen las frutas y verduras sobre la carne y el pescado. Una proporción de un 80% sobre un 20% a favor de las primeras se considera óptimo. Esto obliga, obviamente, a repensar la combinación y ubicación de los distintos elementos que configuran un plato.
  2. El valor del equilibrio. Aunque se valoran los platos variados, a los clientes les gusta que no se pierda el equilibrio en todos los aspectos: colocación en el plato, colores, texturas, estilo de cocción...
  3. Variedad y a la vez alineación en los sabores. En la actualidad se valora mucho la variedad de sabores dentro de un mismo plato. Pero esto sí, siempre de una forma ordenada y, por lo tanto, con una cierta alineación y un mínimo de compatibilidad.
  4. Menos espacios en blanco. Los platos grandes con la comida en medio y muchos espacios en blanco, aunque se siguen utilizando en muchos restaurantes de alto nivel, ya no están tan de moda.
  5. Gusto por las figuras geométricas. En caso de existir, los espacios en blanco tienden a rellenarse con salsas o especies, formando figuras geométricas o artísticas.
  6. Todo a la vista. Al cliente le gusta saber cada vez más lo que come. Por este motivo triunfan los montajes limpios, donde se aprecian con claridad la forma y técnica de todos y cada uno de los ingredientes.
  7. Colores vivos. Otra tendencia en la utilización de ingredientes como verduras o flores comestibles de colores muy vivos, que realcen el plato y le den un aspecto alegre y positivo.

Son muchos los chefs que declaran, convencidos y orgullosos, que el montaje y presentación en la parte favorita de la elaboración de sus platos, y por ese motivo no dejan el más mínimo detalle al azar. Todo está perfectamente estudiado para dar al plato una forma estéticamente impecable y sorprendente con el fin de lograr experiencias únicas en los comensales.

 

New Call-to-action

Volver a la home