Los 10 sabores de helado más raros del mundo

Por La Menorquina on 7 de abril, 2016

Las heladerías cada vez más tratan de diferenciarse de la competencia con sabores más raros. Muchas han optado por introducir sabores exóticos de alimentos más típicos de otros países al nuestro y otras se han decantado por la extravagancia. En este artículo repasamos los más extraños del mundo.

sabores de helado

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

 

El helado de jamón ibérico es uno de los más curiosos que podemos encontrar en las heladerías españolas. Se trata de combinar lo mejor del helado (el frío y la dulzura) con lo mejor del jamón ibérico español. El producto ofrece un interesante contraste dulce salado.

Siguiendo con la exquisitez y el glamour, merece la pena destacar el helado de caviar. Es una creación exclusiva del chef francés Philippe Faur, famoso por sus invenciones gastronómicas como los helados de trufa, foie o roquefort. Él lo califica de sorbete, aunque su dosis de nata hace que podamos hablar también de un helado en toda regla. Lleva un 60% de caviar de esturión.

El helado de tortilla de patatas es también otro de los helados más raros que se han creado jamás. Consiste en una tortilla cremosa y fría con textura láctea. Aquellos que lo han probado aseguran que sabe a auténtica tortilla española. Esta innovación consolida la tortilla de patatas como uno de los platos de la gastronomía española más deconstruidos del mundo.

El helado de ajo es otra de las invenciones más sonadas. Se ha popularizado sobre todo gracias a la tirada que tiene el festival del ajo de Estados Unidos. Allí, en pleno mes de julio, es muy común ver a los asistentes al festival comiéndose un helado de ajo. Lo que no sabemos es si el motivo es por su sabor o porque es gratuito. Seguramente la respuesta correcta se encuentre en una combinación de las dos posibilidades.

El helado de cerveza es ideal para aquellos adictos a la bebida de malta. Los que lo han probado nos han comentado que tiene mucho sabor a cerveza, así que, pese a su rareza, quizá puede ser una buena solución para saciar las ganas de esta bebida en verano y no sufrir los efectos del gas.

Con el helado de de puré de patatas, guisantes, salchichas y salsa la empresa británica Aunt Bessie’s quiso popularizar la versión helada del plato combinado por excelencia en el Reino Unido. De entrada no parece que tenga que tener un gran sabor, pero quizá en helado la cosa cambie...

El helado de pescado se ha popularizado sobre todo en los países asiáticos como Japón, más acostumbrados a incluir el pescado en su dieta diaria. Son helados dulces con sabores salados a gambas y pescados. En España se ha desarrollado el concepto de helado de pescado con los boquerones en vinagre, chipirones en su tinta o incluso bacalao al pil pil.

El helado de chicle es otro de los sabores de helado más raros que conocemos. Tiene un sabor de fresa y su color es rosado y contiene una dosis elevada de azúcar para llegar al nivel de su inspiración original. Puede valer para aquellos fans del chicle, pero que no quieran masticar.

El helado de pizza es otro de los sabores extraños para un helado. A la base de nata se le añade pasta de tomate, albahaca, ajo y orégano como si de una pizza convencional se tratara. Aunque pueda parecer que el producto está inventado en Italia, el artífice de la creación, Little Baby's Ice Cream, se encuentra al otro lado del charco, concretamente, en Philadelphia (Estados Unidos).

Por último, destacamos otro que bebe de la gastronomía italiana: el helado de espaguetis. No obstante, en la receta más extendida de este tipo de helado lo que se parece a los espaguetis es la forma, realmente muy lograda, ya que el sabor es tradicional: chocolate blanco o vainilla con salsa de fresa. Sin embargo, hay espaguetis que también imitan el sabor, menos comunes en las heladerías del mundo.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home