Las principales funciones y competencias de un camarero de sala

Por La Menorquina on 1 de julio, 2017

El camarero de sala es el profesional que se encarga, básicamente, del servicio a los clientes en un bar, cafetería, restaurante o cualquier otro establecimiento de restauración. Dicho servicio incluye los pedidos de alimentos y bebidas y también otras necesidades relacionadas con el local que pueda necesitar el cliente, como por ejemplo calentar el biberón de un niño, ayudarle o asesorarle a la hora de realizar sus pedidos.

camarero de sala

 

Clica aquí para que podamos asesorarte sobre  cómo puedes aumentar la rentabilidad de tu  restaurante a través de los postres

 

Funciones de un camarero en sala

Una lista más extensa, detallada y exhaustiva de las funciones y tareas de estos profesionales de la restauración serían las siguientes: 

  • Recibir a los clientes y acompañarles hasta las mesas.
  • Encargarse de la preparación de mesas y sillas, así como la disposición de los cubiertos.
  • Recoger el pedido de los cliente y trasmitirlo a la barra o a la cocina, ya sea verbalmente o introduciendo los datos en una PDA o TPV táctil.
  • Asesorar a los clientes, ayudarles a escoger y resolver sus cuestiones y dudas.
  • Atender reclamaciones, en el caso de que se produzcan.
  • Gestionar la cuenta y cobrar las consumiciones.
  • En ocasiones, también puede ocuparse del control y gestión del stock.
  • Realizar algunos trabajos de preparación de alimentos (normalmente sencillos), como bocadillos, desayunos y meriendas, trinchado y flameado.

 

Las competencias de un camarero

Un buen camarero de sala no solamente debe proponerse atender al cliente sin más, sino que debe intentar lograr la máxima calidad en el trato con el mismo, cuidando y preocupándose de todo tipo de detalles.

Las competencias ideales de este profesional son por lo tanto:

  • Iniciativa y proactividad, para ser capaz de intuir y adelantarse a las necesidades de los clientes.
  • Orientación muy enfocada al cliente, con el fin de satisfacerle y proporcionarle la mejor experiencia.
  • Organizado y ordenado, puesto que en un local de hostelería son muchos los utensilios, productos y factores que entran en juego y que siempre hay que tener a mano y bien planificados.
  • Pulcro y preocupado por la higiene, tanto personal como de los alimentos que va a manipular.
  • Flexibilidad y buena disposición a los cambios, ya que en los restaurantes se producen muchas modificaciones en su funcionamiento.
  • Preocupación por la calidad y la mejora continua, fijándose como meta la excelencia en el trato al cliente.

 

Formación necesaria

Aunque por normativa es posible trabajar de camarero únicamente habiendo superado la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), hoy en día existen una serie de estudios reglados específicos y enfocados directamente en la enseñanza de los contenidos teóricos y prácticos recomendables para el ejercicio con garantías de esta profesión:

  • Certificado de Profesionalidad de la Familia Profesional Hotelería y Turismo: Servicios de bar y cafetería o Servicios de restaurante (Nivel 2).
  • Ciclos formativos de la Familia Profesional  de Hostelería, Turismo y Servicios de Restauración

 

Formación complementaria

La formación anterior se puede completar con cursos no reglados de:

  • Cursos de manipulación de alimentos y Seguridad e Higiene en el Trabajo.
  • Curso generales de camarero y específicos de temas relacionados con el servicio en bares o restaurantes, como podría ser la sumillería.
Finalmente comentar que, sobre todo en los restaurantes, bares y cafeterías situados en zonas turísticas, es muy importante tener nociones de idiomas (especialmente inglés y alemán), al menos a nivel de conversación básica. 

 

New Call-to-action

Volver a la home