Las principales funciones de un gerente de restaurante

Por La Menorquina on 18 de mayo, 2016

Un restaurante es un negocio de gran complejidad donde hay que tener en cuenta múltiples variables y factores que giran entorno a una cuestión absolutamente clave y primordial: el cliente. En este sentido, hay que tener en cuenta la capacidad de sus profesionales para satisfacer plenamente las necesidades y estar a la altura de sus expectativas ya que de estos indicadores va a depender el éxito o el fracaso de cualquier negocio de hostelería.

La figura del gerente de restaurante

Uno de los máximos responsables del buen funcionamiento de un restaurante y, en definitiva, de la viabilidad del negocio es el gerente. Este profesional es el encargado de supervisar al resto del personal y también de atender las sugerencias y, en su caso, de las quejas de los clientes.

El abanico de funciones que debe atender es amplísimo y depende en gran medida del tamaño del local, de cuántas personas tiene a su cargo y del número de clientes que debe atender a diario. 

Estas son algunas de sus principales tareas:

  • Supervisar el trabajo del resto de personal: cocineros, pinches, camareros, etc.
  • Llevar el control financiero del negocio: gastos previstos y extraordinarios, pagos a empleados y proveedores, liquidación de impuestos, supervisión de la caja, etc.
  • Gestionar la reserva de mesas.
  • Colaborar y aportar ideas en materia de publicidad y marketing.
  • Gestionar la documentación del restaurante: facturas, permisos, inspecciones, etc. 
  • Organizar eventos dentro y fuera del local.
  • Plantear mejoras operativas, logísticas y funcionales.

funciones_de_un_gerente.jpg

  Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial y  aumentar la rentabilidad de tu restaurante  

Competencias básicas

Para poder realizar eficazmente sus funciones, un gerente debe tener dotes de liderazgo, puesto que es el responsable del personal, incluidos los empleados de cocina y los camareros. Por otro lado, también debe tener importantes habilidades de organización y capacidad para dar instrucciones claras, directas y concisas. 

Las habilidades para la gestión del tiempo también es otra de las competencias ideales de otros profesionales, así como ser capaz de resolver problemas y tomar decisiones con rapidez y seguridad.

Otra competencia fundamental de este profesional es la de ser capaz de identificar las necesidades y preferencias de los clientes con actitud proactiva para, en la medida de los posible, ser capaz de adelantarse a dichas necesidades o cambios en sus gustos y preferencias. 

Idealmente, el gestor de un restaurante debe ser capaz de satisfacer plenamente al cliente con los recursos disponibles, administrándolos y distribuyéndolos eficazmente.

El gerente de un local de hostelería debe adquirir esta competencia a través de su propio carácter y personalidad, experiencia previa y una formación académica específica, que puede ser desde una carrera universitaria a módulos de formación profesional.

Todo lo anteriormente expuesto es importante, pero puede no ser suficiente para administrar, con garantías de éxito, un restaurante y enfrentarse a los nuevos retos de futuro. Para ello es necesario que el gerente del restaurante sepa interpretar la situación actual de un negocio y los cambios que se avecinan y, además, ser creativo y tener una gran capacidad de adaptación a las nuevas situaciones.

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home