Las mil caras del sorbete de limón

Por La Menorquina on 25 de abril, 2016

El sorbete es un postre helado muy apreciado por su ligereza (no contiene elementos grasos) ni yema de huevo (lo que lo hace apto para el consumo para personas con alergias a este alimento). Además es muy digestivo, por lo que lo convierten en el candidato ideal como postre ligero tras una comida más copiosa de lo habitual en un restaurante.

Por lo citado anteriormente, a lo que se le puede añadir que es un alimento muy refrescante, los sorbetes pueden ser una opción muy interesante para incluir en la carta de postres. Nuestra recomendación es utilizar el sorbete de limón para darle un toque diferencial, hacerlo más atractivo y que el cliente se sorprenda. 

sorbete_de_limon.jpg

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

Estas son nuestras propuestas:

Sorbete de limón con mandarina

Ésta es una de las variantes del sorbete de limón más exquisitas porque el toque que le aporta el zumo de mandarina a la receta es realmente sabroso, y la preparación sigue siendo igual de sencilla: consta de tres pasos diferenciados, todos ellos fáciles y rápidos de ejecutar. Lo primero es poner en un cazo el agua a fuego suave y mientras se calienta la mezcla se va añadiendo el azúcar, poco a poco y removiendo cada vez que le echemos un poco más. La clave está en conseguir que el azúcar se integre con el agua y forme un almíbar, sin que se caliente demasiado en el proceso. Finalmente, este almíbar, una vez que se haya enfriado, se le añade al sorbete de limón. 

 

Sorbete de limón con piña

El sorbete de limón con piña es un postre my interesante por su combinación del sabor de la piña en almíbar con el limón, dando como resultado un mezcla de sabores diferente y muy refrescante, con un toque original que siempre es de agradecer en la carta de los restaurantes.

 

Sorbete de limón con yogur

Es un postre sabroso y refrescante que mezcla texturas y sabores del yogur natural con el sorbete. La clave para que este postre salga perfecto se basa en mezclar muy bien todos los ingredientes para que queden integrados los unos con los otros. 

La forma de preparación es muy natural, puesto que se utilizan limones cortados por la mitad para exprimirlos y sacarles el jugo. Para mejorar la presentación, se puede servir adornado con media rodajita de limón.  

Otras posibles variedades es añadir al sorbete algún tipo de producto lácteo (se puede usar leche entera o crema para que así quede más sabroso) que le dé un sabor cremoso y también una textura de mayor consistencia. 

Si queremos experimentar con un sabor más dulce, podemos añadir leche evaporada y si buscamos lograr una textura más espesa lo mejor es la leche en polvo. 

¡Es cuestión de animarse a probar y experimentar con nuevos ingredientes!

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home