Las múltiples funciones de una batidora

Por La Menorquina on 26 de febrero, 2016

¿Es posible convertirse en un magnífico anfitrión o anfitriona, cocinar para mucha gente pero sin quedar exhaustos por el tiempo y energía invertidos? La respuesta es que sí, pero para ello es necesario disponer de los utensilios correctos e indispensables, como por ejemplo una batidora.

El uso de las batidoras

El uso básico y tradicional de las batidoras es batir, mezclar y amasar alimentos. Pero hoy en día existen las batidoras multifunciones, a las que se les puede añadir tal cantidad de accesorios que te permiten hacer prácticamente de todo:

  • Triturar carne.
  • Preparar zumos.
  • Hacer pastas.
  • Amasar pan.
  • Cortar y triturar alimentos.
Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

Tipos de batidoras

Hasta hace poco tiempo, las batidoras se componían de una simple unidad con dos batidores o manillas. Pero actualmente existen infinidad de modelos muy diferentes entre sí en cuanto a accesorios, funcionalidades, potencia y diseño. Por este motivo, debemos tener muy claro qué uso le vamos a dar a la hora de elegir uno u otro tipo.

Haciendo un ejercicio de simplificación en la categorización de la batidoras, existen dos grandes tipos o sistemas: la batidora de pie y la batidora de mano.

batidora.jpg

Batidora de pie

Las batidoras de pie se caracterizan por tener una alta capacidad y potencia, permitiendo múltiples funciones y posibilidades. Están pensadas para un uso profesional o para personas que cocinan para un importante número de comensales.

Batidora de mano

Estas batidoras son más pequeñas, económicas y fáciles de usar y guardar. Aunque no tienen ni la capacidad ni las posibilidades de las de pie, resultan ideales para aquellos usuarios que pretendan realizar un uso limitado, poco frecuente y básico (principalmente para batir algunos ingredientes).

Aspectos clave a la hora de elegir una batidora

  • El peso. Las batidoras excesivamente ligeras pueden moverse demasiado, perdiendo su efectividad, por lo que es conveniente que tengan algo de peso. En el caso de las batidoras de pie, es importante que cuenten con una función de ajuste que mantenga el recipiente fijo en su lugar.
  • Deben incluir la función de inicio lento. En la mayoría de los casos se necesita batir lentamente al principio, con el fin de mantener los ingredientes dentro del recipiente y que la mezcla sea homogenea. 
  • Potencia suficiente. La mayoría de batidoras tienen, como mínimo, un alcance de 250 vatios, lo que es suficiente para trabajar con ingredientes líquidos. Sin embargo, los ingredientes secos, como mezclas para tortas, requieren aproximadamente 300 vatios, las mezclas de masa para galletas necesitan aproximadamente 350-375 vatios, las mezclas espesas, como la masa para pan, requieren 500 vatios o más y otras actividades especiales como moler carne pueden precisar hasta 700-750 vatios. Por lo tanto, debemos adquirir un aparato con la potencia adecuada para el uso que le queramos dar.
  • Material resistente. Una batidora debería durar mucho tiempo. Para ello es recomendable que esté construida de algún tipo de metal, como el acero inoxidable.

Batir es solamente una de las muchas posibilidades de este aparato y es posible que suponga el inicio de tu relación con el mismo. Pero como hemos visto, con una batidora se pueden hacer muchísimas cosas.

El gran valor de la batidora es que, a medida que nos vamos convirtiendo en un poco más expertos en su uso, este utensilio nos va a ahorrar mucho esfuerzo físico y tiempo, liberándonos de las tareas monótonas para poder centrarnos en los aspectos más creativos de la cocina.

 

New Call-to-action
Volver a la home