Las decoraciones de comidas más pintorescas

Por La Menorquina on 22 de diciembre, 2016

Además de por el gusto, es más que sabido que la comida entra, sobre todo, por los ojos. Una decoración de un plato con calidad estética y que, además, sea llamativa y original actúa como un poderoso imán e invita, irrefrenablemente, a probarlo. Por este motivo, la decoración de las comidas es un elemento fundamental para el éxito de un restaurante, ya que ayuda a proporcionar una experiencia completa al comensal y a aumentar el ticket medio, puesto que muchas veces proporciona ese empujón definitivo para que el cliente se anime a pedir, por ejemplo, un determinado postre.

decoraciones pintorescas

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante 

 

5 propuestas de decoración con un plus de originalidad

Navegando por las numerosas páginas de Internet dedicadas a la decoración de comidas que podemos encontrar por la red, hemos seleccionado cinco propuestas del blog Pa mojar pan que nos han parecido realmente interesantes porque, además de darle un aire de distinción o categoría prenium a los platos, tienen ese valor añadido que confiere la originalidad y el factor diferencial.

 

Ají de pollo con arroz basmati

Lo más llamativo de este original plato es su emplatado. Para su elaboración necesitamos un molde rectangular o un aro metálico para darle una forma uniforme y compacta. En el interior de estos recipientes tenemos que colocar una base de arroz basmati y, sobre la misma, el ají de pollo. Para acabarlo de decorar, colocamos unas aceitunas negras de kalamtra o similares. 

Trampantojo: un falso brownie de ternera

Esta es una propuesta con un mayor nivel de sofisticación y complejidad. Se trata de un trampantojo, que es una ilusión culinaria consistente en elaborar un plato que parezca otra cosa totalmente distinta. En concreto, se trata de un brownie falso de ternera. La idea es darle a la vuelta a la situación y reinventar un postre clásico, como es el brownie, en un plato principal de carne. O al revés, según se mire: convertir una buena ternera en un postre diferente.

El truco para conseguir este efecto es utilizar nueces, un molde de brownie y una salsa de vino negro que imite al chocolate.

Milhojas de verduras

El mismo blog nos propone un plato que también fusiona el postre con el plato principal, lo dulce con lo salado. En esta ocasión se trata de cortar las verduras en láminas  y ponerlas una sobre las otras, creando así la sensación de estar degustando el famoso postre conocido como milhojas.

Solomillo de cerdo con crujiente parmesano y puré de nabo

Además de sabrosísimo, el toque premium de este plato se encuentra en la colocación de los distintos ingredientes. A un lado el solomillo y a otro el puré de manera simétrica, para que ninguno de los dos sobresalga, pues tienen una importancia similar en el conjunto del plato. Para rematar esta exquisita creación culinaria, añadimos sobre la carne unos piñones previamente tostados y mermelada de cebolla.

Canelón de carrilleras con setas

Sin el sabor de este plato es capaz de deleitar al paladar más goumet, su presentación lo convierte en un auténtico delicatessen. Los canelones se sirven en unidades individuales regadas en salsa en una cantidad generosa y, alrededor, colocamos las setas cortadas muy finas y de manera idéntica o muy similar.

Las posibilidades en decoración son infinitas. La clave está en atreverse con ideas originales sin dejar nunca de lado el buen gusto y los valores estéticos.

 

New Call-to-action

Volver a la home