La historia del sorbete de mandarina

Por La Menorquina on 21 de marzo, 2017

En primavera los sorbetes ya empiezan a ser demandados por los clientes de los restaurantes. Es un plato sencillo de preparar y con gran aceptación, ya que, además de refrescar, ayuda a digerir la comida. Pero el sorbete no es un invento reciente, la historia nos demuestra que antaño ya se elaboraba este postre.

A continuación, revelaremos los principales hitos del sorbete en general y del sorbete de mandarina en particular.

sorbete mandarina

El sorbete es uno de los postres más antiguos que hay, aunque su conocimiento estaba muy relacionado con la mayor o menor disponibilidad de hielo en la antigüedad.

Se estima que las civilizaciones persa y romana crearon este postre allá por el siglo I a.C.  El emperador Nerón mandaba traer nieve de los lugares montañosos para que pudieran cocinar este postre entre la nobleza y la población rica del imperio.

Al otro lado del mundo, en China, los emperadores también comían un postre elaborado con hielo similar al sorbete. Desde entonces, este postre no ha parado de fascinar a los paladares más exquisitos.

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

La industrialización, el despegue del sorbete

La época de el Renacimiento europeo (siglos XV y XVI) fue uno de los periodos históricos donde el sorbete llegó a ser uno de los postres más populares. Sobre todo en Italia, cuando la caída del imperio romano provocó que sólo se cocinara el sorbete en este país. No fue hasta el siglo XVII que el sorbete se vendió en las calles más exclusivas de París.

No fue hasta el siglo XX que el sorbete se popularizó en todas las clases sociales. Debido a los elevados costes de la refrigeración del hielo, este postre no llegó al pueblo hasta que la irrupción de las técnicas modernas de refrigeración de los años 20 y 30 permitió el desarrollo de una industria que hizo asequible el precio para la mayoría de la sociedad.

Actualmente, el sorbete, elaborado con diferentes frutas como la mandarina, tiene mucho éxito en los restaurantes frecuentados por clientes con intolerancia a la lactosa.

El sorbete de mandarina con aire oriental

El origen del sorbete de mandarina en Europa está ligado a la importación de esta fruta asiática y al desarrollo del cultivo de la misma en las extensiones agrícolas del continente en el siglo XIX.

De hecho, el nombre “mandarina” tiene su explicación en que era una fruta muy apreciada por los gobernantes de la antigua China, que vestían ropas con un color similar a la mandarina.

Desde el descubrimiento de esta fruta en Europa, el sorbete de mandarina es uno de los postres helados más consumidos a lo largo y ancho del territorio.

Es importante conocer la historia de los platos para poder ilustrar a los clientes de nuestro restaurante en el caso que les surja alguna pregunta al respeto. La formación del personal de nuestro establecimiento gastronómico nunca sobra.

 

New Call-to-action

Volver a la home