La carta de postres: más beneficios y una mejor imagen del restaurante

Por La Menorquina on 1 de diciembre, 2015

postres restaurante

Incluir postres en una carta de restaurante es imprescindible, pero realizar una carta exclusiva para estos productos es una fórmula de éxito en terminos de marca o imagen. Además, también ayuda a potenciar las ventas de forma directa y, con ello, aumentar el ticket medio.  

Mejorar la imagen de nuestros postres implica penetrar mejor en el sector del mercado y, por lo tanto, es un modo de atraer clientela mediante la fidelización, las recomendaciones y una orientación eficaz a la hora de hacer promociones. 

Veamos a continuación ambos aspectos con más detalle, haciendo hincapié en sus numerosos beneficios para mejorar la imagen y rentabilidad de nuestro restaurante.

 

Guía Gratuita: La carta de postres: cómo configurarla y hacerla rentable

 

El postre, un momento memorable

Los postres representan un producto capital en una carta de restaurante y, en general, en la oferta gastronómica del establecimiento. De hecho, dedicarle su propia carta para darle protagonismo, en buena parte, obedece a esta razón.

¿Pero, por qué es tan importante? El postre es el broche final de la comida: su creatividad, aromas, sabores, texturas y el aspecto le dan un encanto especial que, cuando acertamos, le confiere un magnetismo para fidelizar.

El gran reto de una carta de postres es hacer que ese momento especial ocurra y sea lo mejor posible. Dicho de otra manera, se trata de ofrecer una oferta gastronómica con vocación de excelencia, adaptada al concepto de negocio.

 

Mejorar la imagen también es rentable

Mejorar la experiencia del cliente y, a su vez, aumentar el ticket medio son los dos objetivos para potenciar la rentabilidad del restaurante. Para ello, la imagen del postre debe seducir, haciéndolo con la originalidad de su diseño, por la apetitosidad de sus propuestas, así como por su oportunidad, es muy importante aportar variedades, como por ejemplo opciones para celíacos o los cada vez más demandados postres light. 

Cuando se lleva a cabo esta mejora, la recompensa vendrá en forma de satisfacción del cliente, fidelización y recomendación. Si gusta, actúa de motor de fidelización pues, según algunos estudios, el postre es el plato que el cliente más recuerda.

A nivel económico también supone un buen porcentaje del gasto que puede ser de más del 20 por ciento de las cifras de negocio. Por lo tanto, dedicar nuestros esfuerzos a cuidar que ese momento sea perfecto es una manera de mejorar la cuenta de resultados.

En resumen, dentro de este contexto, una cuidada carta de postres mejora la imagen del restaurante, refuerza su identidad y anima a consumir. O, lo que es lo mismo, nos supone una mayor facturación y, por otra parte, pone en marcha todo ese proceso de sinergias positivas.

Obtén más información sobre nuestros postres

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home