La cadena de frío en los distribuidores de helado

Por La Menorquina on 18 de agosto, 2016

Las empresas que se dedican a la distribución de helados cumplen unas normas y requisitos para que el helado llegue a los establecimientos con la temperatura adecuada y así garantizar la calidad de los productos. Es por ello que la cadena de frío nunca se tiene que romper, ni antes de que nos entreguen el helado, ni después, a la hora de ofrecérselo al consumidor. 

A continuación, en este post explicamos que recomendaciones se tienen que seguir. 

distribuidores de helados

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial y  aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

¿Qué es la cadena de frío? 

La cadena de frío consiste en el control permanente de la temperatura en todas las fases de un alimento, desde su producción hasta su consumo, manteniendo constante su temperatura y garantizando, de esta forma, su buen estado.

Las etapas en la cadena del frío que deben garantizar el mantenimiento de la temperatura del helado son las siguientes:

  1. En el centro de producción: en cámaras frigoríficas.
  2. Transporte en vehículos especiales de frío negativo.
  3. Distribución y centros de venta.
  4. Transporte y almacenamiento en el establecimiento y servicio al cliente.

Por tanto, si se descuida alguno de los puntos de la cadena de frío, toda ella se vería afectada perjudicando como resultado final a la calidad y seguridad del producto. Para evitar que en los establecimientos se rompa la cadena de frío, es necesario que nunca se paren las máquinas de congelación y que su temperatura permanezca constante a la recomendada para el helado. La temperatura de congelación internacional fijada para la cadena de frío es de -18º C.

 

Algunos consejos para evitar la ruptura de la cadena de frío 

  • Los alimentos descongelados no hay que volver a congelarlos, pues pueden presentar problemas de contaminación microbiológica.
  • Al contrario que en los frigoríficos, los congeladores funcionan mejor cuando están llenos.
  • No hay que introducir alimentos calientes en el congelador ya que aumentaría la temperatura del congelador afectando negativamente a nuestros productos.

Finalmente, es muy importante que tanto los distribuidores de helados como los responsables de los establecimientos cumplan con estas obligaciones y el producto se entregue a nuestra clientela en cualidades satisfactorias. 

 

New Call-to-action

Volver a la home