Helado de chocolate, ¿por qué es tan irresistible?

Por La Menorquina on 17 de mayo, 2016

A la mayoría de las personas le gustan los helados, siendo el de chocolate uno de los más aclamados e irresistibles. Al parecer, existe un motivo racional para explicar esta declinación hacia ese sabor y para muchos incluso una relación pasional. Según los científicos, los helados de chocolate tienen la capacidad de activar zonas del cerebro asociadas al placer y, es por ello, que proporcionan una intensa sensación de bienestar.

La clave está en las endorfinas

El cacao, ingrediente básico del chocolate, tiene la capacidad de generar endorfinas, unas hormonas que actúan de neurotransmisores y que están íntimamente relacionadas con el placer y los estados de ánimo como la felicidad y la positividad.  

En el momento de sentir cómo el helado de chocolate se derrite en nuestra boca, el cerebro produce estas endorfinas que provocan una gran sensación de bienestar, tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente, estimulando la alegría y la felicidad.

¿En ocasiones has sentido un antojo brutal por tomar chocolate? ¿El deseo ha sido tan fuerte e irrefenable que, si no contabas con alguno en casa no has tenido más remedio que salir corriendo a la calle y comprarlo? No te preocupes: es algo totalmente normal.

Además, el chocolate contiene una substancia llamada feniletilamina, la cual aseguran los entendidos que puede llegar a desencadenar sentimientos similares a "estar enamorados". 

helado_chocolate.jpg

 

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

 

Un helado de chocolate sirve para aliviar las depresiones leves y nos recarga las pilas para poder seguir a tope con nuestras actividades, tanto físicas como intelectuales. Por si esto fuera poco, el chocolate contiene unos componentes llamados flavonoides que ayudan a descongestionar las arterias y prevenir ataques del corazón. Y luego están los antioxidantes: el cacao contiene importantes cantidades de magnesio y fenoles, dos substancias que ponen su granito de arena a la hora de retrasar el envejecimiento y previenen la acumulación de colesterol...¿quién da más?

Recapitulando: el helado de chocolate es beneficioso para la salud porque fortalece los huesos, reduce el estrés, suaviza los dolores menstruales, regula la presión arterial y proporciona minerales, proteínas y vitaminas.

 

Siempre con equilibrio y mesura

Aunque es evidente que están buenísimos, incluyen en su composición substancias que los hacen irresistibles, son nutritivos y mejoran nuestro estado de ánimo y algunas dolencias físicas, también es cierto que, dado que los helados contienen materias grasas, su consumo debe moderarse especialmente en las personas con sobrepeso.

Los nutricionistas consideran que los helados que llevan leche son más nutritivos que los de hielo, aunque estos resultan más ligeros. Cuando se toma un helado conviene fijarse en que no tenga un exceso de grasa, pero lo verdaderamente importante es adecuar la dosis o cantidad a cada persona y sus circunstancias. Por ejemplo, los niños o las personas que practican deporte habitualmente pueden comer sin problemas raciones más generosas que, por ejemplo, un adulto de estilo de vida sedentario.

 

El mejor aliado para otros postres

Aunque tomarlo sólo es una opción realmente muy acertada, también es uno de los mejores sabores para acompañarlo con otros postres. Podemos casarlo con gofres, crêpes, porciones de tarta, hacer batidos y un largo etcétera que harán que el chocolate sea uno de los helados más consumidos. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home