Flan de queso: todos los secretos de esta exquisitez

Por La Menorquina on 2 de marzo, 2016

El flan es un postre milenario, cuyos orígenes se remontan a la Antigua Roma. Los romanos, pioneros en incorporar el huevo en su alimentación, desarrollaron hace aproximadamente 2.000 años un plato llamado "flado", cuyo significado es "pastel plano" o "crema", el cual podía elaborarse en múltiples versiones, tanto dulces como saladas.

Paralelamente a la extensión de su imperio, la receta para el “flado” fue llevada a muchos otros países, entre ellos España y Francia, donde este postre se convirtió en tremendamente popular.

flan_de_queso.jpg

Nuestros antepasados no tardaron en comprobar que el flan de huevo es muy “sociable”, pudiendo formar apetitosas combinaciones con, por ejemplo, canela, azúcar, almendras y... ¡hasta espinacas o pescado!

Dentro de la lista, casi infinita, de variedades del flan se encuentra también el exquisito flan de queso, cuya aparición se cree que se produjo bastante pronto, también en la época del Imperio Romano.

Ebook gratuito: Carta de postres, cómo configurarla y hacerla rentable

El flan de queso y sus mil y una combinaciones

Normalmente, para la elaboración del flan de queso, un postre tan apetitoso como extremadamente sencillo de preparar, se utilizan alguno de estos tres tipos de queso, con el fin de conseguir una textura lo más suave posible:

  • Queso cremoso para untar (estilo Philadelphia).
  • Requesón ligero y no demasiado grumoso.
  • Quesos de alta cremosidad, como el Mascarpone.

No obstante, como podemos comprobar en esta web especializada exclusivamente en flanes de queso, este postre admite muchísimas combinaciones. Estas algunas de ellas:

Flan de queso de caramelo

El aspecto diferencial de esta variedad del flan de queso está en añadir caramelo líquido, que puede ser casero o comprado ya hecho, en la base de los moldes. Estos deben ser adecuados para el tamaño y forma de los flanes y aptos para el horno.

Flan de queso con galletas 

Un flan con un único truco pero muy importante para conseguir un gran resultado final: triturar las galletas lo mejor posible hasta conseguir una pasta cremosa. Para ello es muy conveniente utilizar una batidora con varillas. Una vez bien partidas, debemos mezclar la galletas con la mantequilla, que previamente derretimos un poco en el microondas, sólo lo justo como para poder mezclarla con las galletas.

Flan de queso con leche merengada

Si te atreves con esta receta, seguro que acabarás despertando la admiración de tus clientes por la mezcla de sabores, tan original y llamativa que vas a lograr. Para su elaboración se utiliza, además de la leche merengada, ramas de canela y la piel de un limón. La preparación de esta piel requiere un poco de habilidad y paciencia, puesto que hay que utilizar un cuchillo bien afilado para separarla del fruto, teniendo mucho cuidado de no cortar la parte blanca, puesto que da un sabor amargo.

Flan de queso con uvas

Si quieres sorprender a tus comensales, utiliza las uvas como uno de los ingredientes principales para esta receta. Compra un racimo de uvas rojas y elabora el flan de queso con la receta que más te guste. Pero, a la hora de verter la mezcla en el molde, incorpora las uvas, no debes preocuparte si flotan. Quedarán asombrados con esta mezcla tan arriesgada y, a la vez, exquisita. 

El flan de queso es un postre que siempre apetece comer, siendo indiferente la época del año en que nos encontremos. Además es muy nutritivo y gusta a casi todo el mundo. 

No dudes en acompañarlo con un helado para darle un mezcla de texturas y de sensaciones: vainilla, nata, chocolate o, porque no, un sorbete de limón o de coco. Innova para sorprender a tus comensales. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home