¿Es rentable incluir postres para celíacos en la carta?

Por La Menorquina on 18 de diciembre, 2015
postres para celiacos

 

 La enfermedad celíaca y su intolerancia al gluten del trigo y otros cereales como el centeno, la cebada y la avena, afecta a uno de cada 150 españoles, según indican los datos de la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España). En el caso de los más pequeños, se diagnostica al año un caso por cada 118 niños, mientras que en adultos la relación desciende a uno por cada 384 y es más frecuente en mujeres.

Es por este motivo que cada vez son más los restaurantes que incorporan en su carta platos aptos para celíacos de los cuales todos los ingredientes deben estar libres de gluten. 

Por lo tanto, integrarlos supone una ventaja ya que puede ayudar a captar clientes, a mejorar la experiencia en el restaurante y, finalmente, a conseguir la fidelización. En definitiva, aumentar el ticket medio y la rentabilidad del negocio. 

 

Descárgate el ebook gratis: Elaboración y diseño de la carta de restaurante

 

Un elemento de diferenciación

Se trata de disponer de platos que nos permitan ofrecer una propuesta con un completo abanico de opciones y no únicamente para clientes intolerantes al gluten, sino también para personas diabéticas o las que cuidan su línea por distintos motivos. De esta manera, se amplían las posibilidades de satisfacer a todos los clientes que acudan al restaurante. 

Es tan importante ofrecer una amplia gama de comidas en entrantes y platos principales, como también lo es proponer postres que les permitan, a los clientes, poner el broche de oro a la comida. Ya sea dentro de la carta o en una carta de postres, será una decisión acertada que nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos relacionados con los beneficios del restaurante.  

No en vano, marcamos la diferencia respecto a la competencia ofreciendo una solución a una situación que por lo general supone un problema en la mayoría de los restaurantes.

Con respecto a los postres para celíacos, la carta de postres aporta ventajas que se traducen en rentabilidad, por ejemplo éstas:

  • Postres para todos: Una carta de postres única que incorpore, también, los postres para celíacos. Satisface a un amplio número de comensales. 
  • Postres para niños: Las cartas de postres para niños mejoran la rentabilidad del restaurante y el hecho de que un número significativo tenga la enfermedad celíaca y alergias de diferente tipo la hace todavía más conveniente. 

Más allá de la carta: cuidar la preparación

Al igual que ocurre con el resto de preparaciones culinarias, a la hora de elaborar los postres sin gluten hay que evitar las contaminaciones cruzadas

Unas migas de pan pueden acabar formando parte de los ingredientes de forma accidental o un utensilio/superficie que no se haya limpiado bien pueden provocar una contaminación cruzada. Para prevenirlo será importante extremar la higiene, lavarse bien las manos antes de preparar una receta sin gluten y, en fin, ser cuidadosos.

Contar con utensilios y maquinaria sólo para este uso es otra manera de no cometer fallos al respecto. Tostadoras, espátulas y recipientes necesarios se reservarán para su utilización exclusiva. Además, también ayuda a contar con platos preparados que estén listos para servir o simplemente requieran hornearse. 

Todo esto puede llegar a suponer una pequeña inversión inicial, pero a medio plazo le obtendremos beneficio. Con ello logramos una seguridad que satisfará al cliente y también nos facilitará el trabajo. 

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home