Errores más habituales en las cartas para restaurantes

Por La Menorquina on 21 de septiembre, 2015

Las cartas para restaurantes son un instrumento importante de marketing. Si están bien diseñadas, además de servir para vender los platos del menú, comunicarán al cliente cuál es la calidad y servicio del restaurante, y ayudarán al comensal a valorar que su estancia en el restaurante será toda una experiencia.

La imagen de las cartas para restaurantes debe ser cuidada. La textura de su papel tiene que ser agradable al tacto, las fotografías atractivas para el cliente, y las descripciones de los platos invitar a querer probarlos. Sin embargo, aún hay clientes que se encuentran entre sus manos cartas para restaurantes que les hacen pensar que se han equivocado a la hora de seleccionar ese establecimiento.

cartas para restaurantes

Conoce los errores más habituales en las cartas para restaurantes:

  • Tipos de letra y espacios inapropiados. El tipo de letra y los espacios, favorecen o impiden la lectura de la carta, Una buena opción es usar un tipo de letra que no sea inferior a 12pts, dejando un interlineado de 1,5. Se deben usar letras oscuras sobre fondos claros porque la luz de los restaurantes suele ser mucho más tenue. No combiene usar las mayúsculas en toda la frase, sólo para destacar aquello realmente importante. Tampoco es conveniente el empleo de la letra cursiva, pues es más difícil de entender y obstaculizan la lectura del menú.

  • No usan un formato de cartas para restaurantes adaptadas a nuestro local. Si las mesas son de tamaño pequeño y las cartas muy grandes, el cliente se sentirá incómodo en un espacio tan reducido. Si por el contrario las cartas son muy pequeñas, difucultarán la lectura y facilidad de elección al comensal.

  • Cartas para restaurantes desgastadas, rotas o sucias, que conducen inevitablemente a que el comensal piense que la comida que le ofrezcan será también de ese estilo: sin atractivo, de mala calidad o grasienta.

  • Ofrecer las mismas cartas para restaurantes a los niños que a los adultos. Una carta entretenida y adaptada a los niños, llamará más la atención de los pequeños que querrán elegir por sí mismos su menú.

  • Cartas para restaurantes en forma de lista de precios. El nombre del plato aparece en un extremo del folio, y en el otro el precio, separados por una línea de puntos. De este modo el cliente elige fijándose en el precio. Es mejor situar el precio al final del párrafo sin destacarlo, y sin el símbolo del precio (€, $)

  • Ausencia de descripción de los platos del menú. El nombre solo no es suficiente porque no atrapa el interés del cliente.

  • Fotografías de los platos que no se corresponden con el producto final que se servirá al comensal. No tratemos de agrandar mediante las fotografías los tamaños de las hamburguesas o intentemos que parezca que los platos llevan más ingredientes, Para evitar posibles quejas o reclamaciones del cliente, es indispensable que la foto que aparece en las cartas para restaurantes sea exactamente igual al plato que el camarero servirá al cliente en su mesa.

  • Productos que no coindicen con la descripción mostrada en las cartas para restaurantes. Si se habla de maíz fresco, éste tendrá que serlo, y no un maíz enlatado. Si se menciona entrante de tabla de quesos franceses, deben ser franceses y no tratar de engañar al cliente. Lo mismo sucede con las denominaciones de origen.

  • Exceso de motivos decorativos, fotografías o ilustraciones. Lo único que consiguen es complicar la lectura y la elección de un plato, pues este se confunde entre tanto dibujo.

  • No incluyen información básica sobre el restaurante como la dirección, número de teléfono, horario, web...

Revisa si tu carta contiene alguno de estos errores y renúevala cuanto antes. Tus clientes te lo agradecerán.

Si te ha gustado el artículo, seguro que también es de tu interés saber los secretos de 'Cómo aumentar la rentabilidad de tu restaurante'. ¡Descárgate la guía para descubrirlo!

New Call-to-action

Volver a la home