Equipo mayor y menor de cocina: del más simple al más sofisticado

Por La Menorquina on 25 de marzo, 2016

El concepto de utensilio de cocina es tan amplio, y existen tantas clases y tipos distintos: equipo mayor y menor de cocina, cada uno de ellos con sus funciones y formas de operar y de utilizarse, que para valorarlos y elegirlos adecuadamente es necesario clasificarlos en función de su complejidad, para de esta forma facilitar su gestión. A continuación, os mostramos los 3 grandes grupos en los que hemos distribuido los utensilios. 

 

Los pequeños utensilios básicos

En el nivel más básico estarían los pequeños utensilios, caracterizados por su sencillo manejo y uso frecuente y fundamental. En este grupo estarían los cuchillos, por supuesto, pero también las tablas de cortar o los coladores, entre otras muchas herramientas.

De todos ellos, seguramente los cuchillos sean los elementos más usados en la cocina, existiendo multitud de opciones, materiales, tamaños y niveles de calidad. Sin ellos sería imposible trocear lo alimentos de una forma mínimamente precisa y útil para cocinarlos. 

Un subgrupo dentro de los pequeños utensilios lo constituirían los específícos de respotería como las flaneras, las mangas pasteleras o los moldes.

 equipo mayor y menor de cocina

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial  y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

Las herramientas básicas para cocinar

Con los alimentos cortados, pelados y triturados, viene la segunda parte del proceso de cocinar: freírlos, calentarlos o cocerlos. Y para ello son necesarias las herramientas para cocinar como las sartenes, las ollas y los cazos, existiendo grandes diferencias en tamaños y materiales que convierten cada una de ellas en específicas para trabajar con determinados alimentos y cantidades. 

Los procesadores de alimentos 

Por complejidad y nivel de sofisticación de los dos grupos anteriores, se encontrarían los procesadores de alimentos, cuyo uso supera en mucho a las batidoras clásicas, que sirven solo para batir, mezclar y amasar alimentos. Estos aparatos realizan todo tipo de funciones, entre ellas: cocer, cocinar al vapor, hacer pastas, cortar y triturar todo tipo de alimentos, amasar pan o preparar zumos.

Dentro de este grupo podemos distinguir entre las batidoras complejas, que además de batir también realizan otras funciones como amasar, y los procesadores de alimentos, los cuales cuentan con varios accesorios intercambiables y demontables y pueden cortar, picar, exprimir, amasar, rallar, batir, mezclar...

Un grupo todavía más sofisticado son los conocidos como robots de cocina, los cuales pueden actuar como ollas programables capaces de cocinar con un mínima intervención humana, siendo tan precisos que hasta pesan los ingredientes que se van añadiendo durante la preparación de un plato.  

Es evidente que no todas las tareas de la cocina son agradables, pero no por ellos dejan de ser impresdindibles. Cosas como pelar las patatas, picar la carne, trocear las zanahorias, rallar el queso o triturar los tomates resultan tediosas, e incluso insoportables para algunas personas, y siempre requieren de mucha energía y tiempo.

Con estos utensilios de cocina de última generación es posible que una máquina haga por nosotros los acciones más repetitivas y aburridas, y así dedicarmos a mezclar, probar, experimentar y concebir nuevas recetas. Es decir, a la parte más creativa de la cocina.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home