Empresas de helados: ¿cómo se gestionan?

Por La Menorquina on 6 de octubre, 2016

El consumo de helados es cada vez mayor en muchos países, entre ellos España, por diversos motivos. En primer lugar, la mayoría de la población ha eliminado de sus mentes falsos tabúes como que tomar helado en invierno es perjudicial o que son malos para la salud. Hoy en día, los expertos coinciden en las excelentes propiedades nutricionales de este sabroso alimento, siendo el calcio, las proteínas y la vitamina B2 algunas de las más relevantes.

empresas de helados

Otro factor favorable al consumo de helados es el aumento en las últimas décadas del poder adquisitivo de un sector muy importante de la población y el hecho de que, en general, los precios de los helados sean muy competitivos. Todo ello hace que los helados ya no sean considerados un producto de lujo y el sector se encuentre en auge.

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial   y aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

Tres grandes tipos y tres formas de gestión: heladería artesanal, industrial y franquicia

Se considera que existen tres grandes tipos de empresas de helados: la heladería artesanal, la industrial y la franquicia, cada una de ellas con un funcionamiento y forma de gestión muy diferente.

El modelo artesanal

Veamos las principales características de una heladería de este tipo:

  • Se trata de un negocio básicamente familiar.
  • No precisa de una inversión demasiado elevada. Algunas fuentes hablan de entre 150.000 y 220.000 euros.
  • Los elementos fundamentales para poner en marcha un negocio de este tipo son: un local de entre 40 y 80 m2, una cámara de congelación, las materias primas adecuadas y material adicional como envases, vasos. pajitas, etc.
  • Aunque los helados están dejando de ser un producto estacional, normalmente sí se produce un bajada de ventas durante los meses más fríos, que los dueños de estos locales tratan de compensar vendiendo algún producto complementario, como por ejemplo gofres.

La heladería industrial

La fabricación de helados a gran escala puede suponer mayores ganancias, pero obviamente la inversión es mucho mayor. Una cámara de congelación ya cuesta alrededor de unos 18.000 euros y los armarios de almacenaje ronda los 1.200 euros cada uno. Además, los gastos de multiplican con la contratación de personal, el alquiler o compra de una nave industrial y un largo etcétera.

Con la fabricación de helados es posible lograr una fidelización de clientes y también distribuirlos a otras heladerías, cafeterías o restaurantes. De esta forma es más fácil y rápida la rentabilización de la inversión inicial.

La franquicia

Una tercera alternativa es establecerte como franquicia. Si decides franquiciarte, la marca te estipulará las características que debe tener el local, así como su ubicación, la inversión inicial, los cánones de entrada y de publicidad.

Esto sin duda te resta autonomía pero la inversión es más pequeña (desde 36.000 euros es posible poner en marcha una franquicia heladera) y te permite aprovecharte de la imagen de marca de la empresa y sus acciones de marketing, así como de su infraestructura y logística.

Todo apunta a un futuro halagüeño para las heladerías, puesto que se consideran, mayoritariamente, un local divertido que sirve productos sanos, adaptables a todos los gustos e ideales para consumir (y disfrutar) en familia.

 

New Call-to-action

Volver a la home