El valor nutricional de los alimentos en la revolución verde

Por La Menorquina on 3 de septiembre, 2016

Los alimentos de color verde siguen siendo los grandes reclamados. Para la revolución verde, una dieta sana necesita incluir más hojas y verduras que hasta día de hoy. Con altos valores nutricionales, las frutas y verduras piden ser protagonistas en todo tipo de menús y cartas de restaurantes.

Las frutas y verduras son verdes por sus altos contenidos en clorofila. En general, estos alimentos y plantas de hoja verde favorecen el cuidado del hígado y, además, tienen pocas calorías. Su mayor proeza es que pueden (y deberían) principalmente consumirse crudos. Pero como pueden ser cocinados al vapor, al horno o hervidos son ideales para combinar con todo tipo de cereales, legumbres, carnes o pescados. A continuación, os describimos qué valores nutricionales presentan una selección de alimentos verdes.

valor nutricional de los alimentos

Si pensamos en incluir en nuestra carta aperitivos o ensaladas, una buena opción es la col rizada. Este alimento de hoja verde, conocida como col de Milán o de Saboya, tiene grandes beneficios. Puede ser una base ideal para ensaladas, un plato rico en vitamina C y K. Además, es alta en minerales como el potasio, el calcio o el magnesio. Su valor nutricional más destacado es la presencia de betacaroteno, imprescindible para el cuidado de la vista. También se asocia con la prevención de todos aquellos cánceres de origen hormonal. Una base de ensalada con una gama muy generalizada de beneficios para nuestros clientes.

 

Ebook gratuito: La revolución verde en la hostelería

 

Crudos

Si añadimos pimiento verde a nuestros aperitivos o ensaladas, aumentaremos la presencia de vitaminas en nuestros platos. El pimiento de color verde es rico en vitamina B6, E y C, obteniendo hasta el doble que una naranja. También tiene betacaroteno o provitamina A. Entre sus ventajas, destaca su carácter preventivo a enfermedades cardíacas o hemorragias. Además de prevenir enfermedades degenerativas y cuidar las cataratas.
El apio también es un alimento que puede consumirse crudo. Sus grandes cantidades de fibra, minerales y líquidos son ideales como saciante y digestivo. También ayuda a eliminar sustancias tóxicas y su alto contenido en potasio ayuda a reducir la hipertensión arterial. Sus hojas verdes, tal y como reclama la revolución verde, pueden aprovecharse para aumentar los valores nutricionales a nuestros zumos y recetas.

Otro alimento verde y generalmente poco consumido son las algas. En concreto, la revolución verde y la tendencia smoothie han dado a conocer mucho la espirulina. Esta variedad de alga contiene más de 100 nutrientes. Originaria de los lagos de África Central y México, la espirulina es un antioxidante ideal para cremas, sopas y licuados. Alta en proteína y hierro, esta alga es muy buena para el sistema inmunológico. Una innovadora manera de añadir más verde en nuestra oferta de restauración.

Entre las crucíferas, existe una verdura aclama por unos y odiada por otros. Las coles de Bruselas son una clara fuente de aminoácidos que deberíamos pensar en incluir más en nuestras recetas. Entre sus valores nutricionales están la presencia de vitaminas C, E y A. Ayuda a prevenir el cáncer y es una fuente natural de folato y potasio. Como es rica en fibra, ayuda a estimular el sistema digestivo.

 

Hervidos

Las acelgas son otras verduras de hojas verdes que cuesta de popularizar. Pero sus altos valores nutricionales la hacen un esencial desde tiempos inmemorables. Se trata de una planta laxante y digestiva, muy rica en vitaminas A y C. Al tener diferentes variedades, es fácil encontrarla todo el año e incluirla en nuestros menús con diferentes carnes y pescados.

Entre el condimento estrella de la revolución verde está el perejil. Esta planta aromática tiene una gran riqueza en valores nutricionales a la vez que da sabor a nuestras carnes y pescados. Si se consume crudo, ofrece a nuestros platos una gran variedad de vitaminas A, C, D y muchas del grupo B. Se puede añadir en zumos y cremas para aportar una dosis extra de nutrientes. Es una fuente natural de fósforo, zinc, magnesio y otros minerales. Entre sus beneficios, esta planta de hoja verde refuerza la inmunidad, facilita el sistema renal y regula el tránsito intestinal.
De cara al postre, podemos destacar una fruta verde y dulce como la pera. Es una fuente natural de agua, muy refrescante y muy buena para depurar durante las comidas copiosas. Contiene calcio, hierro y potasio. También alta en vitamina B, C y E. Así pues, la pera (en su piel) puede ser un excelente ingrediente para postres favorecedores para el estómago por su alto contenido en fibra.

 

En infusión

Por último, el té verde es una hoja ideal para infusiones. Considerado un superalimento, el té de color verde es antioxidante y anticancerígeno. Además, previene enfermedades cardíacas y es bueno para la digestión o el buen funcionamiento del metabolismo. Un elemento que debería estar más presente en nuestras cartas de restaurante.

Unirse a la revolución verde no es difícil. Hay gran cantidad de alimentos de este color y para todo tipo de recetas. Todos ofrecen grandes cantidades de valores nutricionales que podemos destacar para el conocimiento de nuestros clientes. Un gesto que agradecerán por su responsabilidad social y darán más confianza a nuestro establecimiento.

 

New Call-to-action

Volver a la home