El valor energético de los alimentos de la Revolución verde

Por La Menorquina on 10 de septiembre, 2016

Para presentar menús con valores energéticos con filosofía green hay que aumentar el consumo de frutas y hortalizas. Seguir una dieta llena de energía a la vez que saludable es posible compensando los déficit de nutrientes. Un cambio en las cartas de nuestros restaurantes que han de ser calculados y premeditados.

valor energetico de los alimentos

No vale añadir más ensalada al plato o acompañarlo todo con verdura. El juego entre nutrientes y vitaminas tiene que ser equilibrado para que a la vez sea energético. De lo contrario, podríamos estar introduciendo recetas con carencia de nutrientes esenciales provocando insomnio o la falta de concentración. Así pues, veamos qué productos e ingredientes podemos combinar con verde para garantizar energía a nuestros clientes.

Compensar menos alimentos calóricos con frutas y hortalizas no es tarea fácil, pero tampoco imposible. La clave está en conocer e introducir nuevos alimentos que reafirmen la buena digestión o efectos antinflamatorios para nuestros clientes más exigentes. Unos ejemplos son los tubérculos o raíces como la patata, la yuca, la zanahoria o el boniato. Ideales para complementos en ensaladas o perfectos para cocinar con verduras de hoja verde.

 

Ebook gratuito: La revolución verde en la hostelería

 

La estructuración del plato

La fórmula 3:1 calibra la energía y las vitaminas en un plato ideal. Tres cuartos de plato tienen que llevar verduras y hortalizas, mientras que el resto han de ser proteínas saludables. Esta compensación del color, a nivel visual, también dará al cliente la satisfacción de comer un plato sano y equilibrado. Mientras estamos alimentando la energía y ayudando a llegar a la cantidad de valores nutricionales recomendados.

Una buena manera de compensar los platos con más verde es mezclar los carbohidratos con las verduras. Los cereales como la quínoa o las alubias son ingredientes ideales para combinar con verde y no dar sensación de pesadez. A la vez, se trata de un tándem bajo en grasas y alto en nutrientes. Una dosis de energía asegurada en cada menú.

Debemos intentar reiterar siempre este esquema para nuestras recetas energéticas. La estructuración del plato combinando germinados o cereales integrales con verde y proteína vegetal es muy importante. Para la energía y la vitalidad, el protagonista del plato debería ser un cereal integral como el arroz, el mijo o la avena. Y para un buen desarrollo y reparación muscular cocinaremos con legumbres o frutos secos. Añadir toda clase de germinados o verduras de hoja verde dará el equilibrio perfecto para depurar y aportar antioxidantes naturales a tus platos.

 

Acabar con un té

Unirse a la revolución verde, pues, requiere de atención y una excelente idea de cómo compensar nuestras recetas. Para finalizar, puedes deleitar al cliente con un postre o infusión de té Matcha. Esta nota verde tiene elevados valores energéticos y un estado de alerta, pero sin aportar las toxinas y alta presión arterial típica del café. A la vez, destaca su capacidad para aportar calma. El té verde lo podemos encontrar también en helado, un último añadido a tu menú que de bien seguro tus clientes agradecerán.

Estructura y considera los alimentos verdes junto con otros ingredientes energéticos. Dar la opción a un cliente de seguir una dieta sana y energética es a la vez educar nuestra filosofía alimentaria. Conviene buscar nuevas maneras y jugar con nuevos alimentos y sus propiedades. Una buena manera de iniciarnos a esta revolución con un menú más verde.

 

New Call-to-action

Volver a la home