El poder de la imagen, clave para una carta exitosa

Por La Menorquina on 18 de enero, 2016

Elaborar_y_diseno_carta_restaurante-1

La carta es un elemento significativo para el éxito de un restaurante. La elaboración no va a resultar sencilla ya que se deben cumplir dos elementos principales: seducir al comensal y generar rentabilidad. 

Por un lado, se deben fusionar distintos aspectos para que todo encaje (colores, tipografía, precios, disposición del espacio, etc.), sin olvidar la importancia de la imagen para lograr los mejores resultados.

Ello no significa, sin embargo, que la inclusión de imágenes sea obligatoria. No olvidemos que la carta es un elemento de marketing más. Es esencial, cierto, pero se engloba dentro de una estrategia general del restaurante. Por lo tanto, aunque sería algo excepcional, ésta puede ser que no incluya imágenes. 

Por lo general, el poder de la imagen es una ventaja que no debemos desaprovechar. Convertirla en nuestro aliado será el gran objetivo a la hora de incluirla en la carta.

Igual que es importante elegir colores, forma, tamaño, la disposición del espacio, nombres de los platos o, entre otros puntos vitales, determinar precios, el poder de la imagen tampoco puede olvidarse, ocupa un lugar prioritario que debemos cuidar al máximo. Es un elemento esencial, que no debemos desaprovechar, para crear una carta seductora y al mismo tiempo impulsar la rentabilidad del negocio. 

 

Descárgate el ebook gratis: Elaboración y diseño de la carta de restaurante

 

 

El poder de la imagen

¿Pero, por qué es importante? Las razones que convierten a las imágenes en un asunto importante se basan en dos motivos fundamentales: por un lado, la imagen tiene un gran poder de atracción y, por otra, puede ayudarnos a hacer un planteamiento estratégico de la carta. 

Las imágenes de los platos constituyen una herramienta de inestimable valor para convertirla en un instrumento de comunicación más efectivo. En este sentido, será decisiva la inclusión de fotos de aquellos platos más rentables, así como hacerlo en un lugar visible de la carta.  

A largo plazo, las imágenes captan la atención con más rapidez y favorecen el recuerdo. Biológicamente estamos programados para procesar y retener el contenido visual con rapidez y a más largo plazo que el texto o el mensaje oral. Por lo tanto, será mucho más eficaz un mensaje visual que leído u oído. 

 

La carta se vuelve digital

Las cartas se vuelven digitales. Cada vez más restaurantes se apuntan a la moda de utilizar las tabletas como sustitutos de la carta convencional. Gracias a ello es factible incluir más imágenes de los platos y hacerlo en tres dimensiones para que resulten más apetitosos. Incluso se pueden añadir vídeos. 

A su vez, las fotografías tienen mucha importancia en la red. Las redes sociales son cada vez más visuales y el contenido útil prima sobre el resto. En este sentido, incluir las imágenes de los platos puede convertirse en un elemento de visual marketing para ayudar a crear comunidad y permitir que los mismos clientes hagan sus recomendaciones. 

Subir las fotos de la oferta gastronómica a Instagram o a Pinterest, las redes sociales más importantes de fotografía, es un interesante modo de dar protagonismo a la imagen utilizándola como complemento de la carta. Será sencillo remitir a ellas desde ésta, a través del correspondiente hastag o etiqueta que crearemos para identificarlas y poder acceder a ellas fácilmente.

Con ello conseguimos mejorar la experiencia del cliente, así como un elemento de captación y fidelización con muchas posibilidades. Entre otras, interactuando con el blog y otras redes sociales en la creación de contenidos y realización de campañas online y offline. 

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

 

Volver a la home