El origen del helado de stracciatella

Por La Menorquina on 5 de septiembre, 2016

Uno de los helados más versátiles y exitosos es la stracciatella. Este sabor helado con base de nata y trocitos de chocolate viene precisamente del verbo trinchar o trocear (stracciare, en italiano). Enrico Panattoni creó este sabor a principios de los 60, con lo que llevó a la fama su pastelería La Marianna. Hoy, este helado ya es un habitual en la carta de los mejores restaurantes.

 

stracciatellastracciatella tiene algo especial. Su base de nata dulce se fusiona con el chocolate negro amargo ofreciendo un equilibro ideal como postre. Además, sirve para acompañar pastas y pasteles para dar un toque sabroso y refrescante. Todas recetas famosas tienen una historia detrás. A continuación, te contamos qué secretos esconde la stracciatella, esta receta de Panattoni que aún hoy sigue enamorando a clientes y restauradores.

 helado stracciatella

 

 

Clica aquí para recibir la visita de un asesor comercial y  aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

 

En la calle Largo Colle Aperto, 4 de Bergamo se encuentra La Marianna. Este local fue fundado por Enrico Panattoni, originario de una familia de granjeros en la bella Toscana. En el restaurante, Panattoni ofrecía un plato estrella a sus clientes: la stracciatella alla romana. Esta sopa está hecha a base de huevos cuajados en el caldo, donde se despellejan, una forma parecida al del chocolate fundido cuando se rompe en crema de leche fría. De esa invención se inspiró este heladero italiano para llamar al nuevo sabor stracciatella. 

 

Hoy este helado es producido y servido por todo el continente. Aun así, hasta el año pasado, Panattoni podía ver horas de cola en su famoso local donde se vendía la “vera straciatella”, aquella receta inventada medio siglo atrás. Entre sus ingredientes más recurrentes está el chocolate fundido al baño maría con 58% de cacao y vertido encima de la nata o panna fresca. Resultado de un experimento que hasta hoy se ha ganado un aclamado lugar en la gastronomía italiana.

 

Bergamo es ciudad de postres. Su famosa tarta Donizetti o el pastel de Treviglio son típicos de allí. Antes, ya nació en esta ciudad italiana la polenta, una harina derivada del maíz que alimentó la imaginación de muchas recetas. Las bucólicas imágenes de sus valles lombardas hacen de Bergamo una de las ciudades más visitadas a nivel turístico y gastronómico.

 

Las murallas venecianas o la plaza del Duomo son pintorescas partes de la ciudad para visitar. Para comer, la Trattoria Visconti tiene su propia huerta donde cuida y cultiva sus productos. Generación tras generación, este negocio ha evolucionado hasta el slow cooking de hoy, ofreciendo también menús vegetarianos. Una buena manera de degustar la gastronomía italiana antes del postre de helado de stracciatella.

 

Además del helado de nata y chocolate fundido, otro de los emblemas de Bergamo son los casoncelli. Este tipo de pasta rellena se inventó para aprovechar las sobras de carne de cerdo o vacuna. Para darle un toque dulce, la receta que nos ha llegado hoy también añade galletas de almendras o pasas.

 

Los experimentos han demostrado tener buenos resultados, también en la gastronomía. Como el resto de recetas lombardas, el sabor de helado de stracciatella sigue siendo un postre con demanda y muy versátil.

 

 

New Call-to-action

Volver a la home