El origen del helado de fresa

Por La Menorquina on 14 de marzo, 2016

Uno de los sabores de helado más típicos es el de fresa. Con el paso de los años los hemos podido probar de todos los gustos, pero el de fresa es el que ha aguantado mejor el tirón de los sabores más exóticos. Pero,¿desde cuándo se hace este tipo de helado?

helado_fresa.jpg

Ebook gratuito: Cómo Aumentar la Rentabilidad de tu Restaurante

El helado se hace desde la época babilónica, antes del nacimiento de Cristo. Por entonces, en las cortes se tomaba una bebida helada o enfriada con nieve o hielo. Incluso, se ha estudiado que 400 años a.C. en Persia ya se servía un plato enfriado. Y es que, por aquel tiempo, los persas ya sabían cómo almacenar hielo en grandes refrigeradores naturales.

Desde entonces, se consumía el hielo con frutas de cualquier tipo y la fresa era una de estas. De hecho, la fresa silvestre (no fue hasta el siglo XIV que la fresa se empezó a cultivar) se conoce en Europa desde la prehistoria. Así seguramente podríamos afirmar que el helado de fresa ya existiría entre la nobleza persa.

No obstante, lo que sí que sabemos seguro es que no era como el que tomamos ahora. El primer helado de fresa que se parecía más al que nosotros tenemos en mente tiene origen en el año 1813. Fue servido a James Madison, presidente de los Estados Unidos.

Actualmente, existen distintas recetas para preparar el helado de fresa, hoy en día continúa siendo uno de los más demandados. Y es que pese a la sofisticación de las heladerías con la introducción de nuevos sabores, de momento, todavía tienen más tirón los más tradicionales: de fresa, chocolate, nata, etc.

Es por este motivo por el que 2.600 años después en las heladerías se siguen ofreciendo a los clientes el helado de fresa porque es un valor seguro y una de las opciones preferidas de los que quieren disfrutar pidiendo un producto helado.

 

“Chocolate, Strawberry, and Vanilla: A History of American Ice Cream”

Recomendamos ojear este libro sobre la historia del helado de fresa americano para profundizar sobre este sabor tan tradicional. Sin lugar a dudas, se trata de una obra de referencia sobre este tipo de helado.

En esta obra también se refleja cómo afectaron a la evolución del helado los cambios en las costumbres sociales. Cambios de dieta, de nutrición, de distinción de clase, de actividades de ocio y de la vida diaria. Y es que estudiando el helado de fresa podemos llegar a saber muchas cosas de cómo se comportaban anteriormente nuestros antepasados.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Volver a la home