Desgranamos la tabla de composición de los alimentos de la revolución verde

Por La Menorquina on 17 de octubre, 2016

La revolución verde ha popularizado una serie de alimentos que cuentan con una rica composición. Es por ello que si queremos que nuestro menú "verde" sea equilibrado y satisfagamos a ese target, que está consiguiendo ser tendencia, tenemos que tener en cuenta los valores energéticos que contienen esos productos. 

A continuación, dedicaremos este artículo a desmenuzar la composición de los alimentos verdes.

composicion de los alimentos

 

 

Ebook gratuito: La revolución verde en la hostelería

 

Alimentos verdes ricos en proteínas

En general, las verduras y hortalizas cuentan con un bajo contenido en proteínas. Los pepinos, nabos, cebollas, pimientos, zanahorias, tomates, coles, lombardas, maíces o berenjenas, entre otras, tienen entre 0 y 5g de proteínas por cada 100g.

Si queremos nutrir los platos de nuestro restaurante con verduras con un poco más de proteínas (5-10g por cada 100g de alimento) deberemos recurrir a ajos, guisantes frescos y congelados y habas frescas. Estas son las verduras que cuentan con más proteínas.

No obstante, una verdura que tiene entre 0 y 5g de proteínas por 100g de alimento como las judías verdes, la alcachofa, la col de bruselas o la lechuga tiene la misma composición de proteínas que la leche de cabra, la carne de vaca o algunos postres como el arroz con leche, los batidos lácteos, la nata, la mousse de chocolate o los helados.

Las frutas, grosso modo, tienen un bajo nivel en proteínas (0-5g por 100g de alimento). Lo son al menos las más habituales de nuestra gastronomía: membrillo, manzana, pera, sandía, granada, limón, níspero, mango, piña, caqui, ciruela, melocotón, melón, nectarina, pomelo, uva o fresa, entre otras.

Pero si queremos aportar más proteínas a nuestros comensales a través de frutas lo podemos hacer mediante un postre de coco (5-10g por 100g de alimento) o un plato con avellanas sin cáscara (10-15g por 100g de alimento) o una composición gastronómica con nueces y piñones sin cáscara. Con estas frutas serviremos a nuestros clientes una cantidad considerable de proteínas (12-20g proteínas por 100g de alimento).      

Y es que las nueces y los piñones tienen el mismo contenido proteico que el salmón fresco, la langosta, el chorizo, el jamón serrano, el bistec de ternera, las costillas de cordero, el solomillo de ternera o la yema de huevo.

 

Alimentos verdes ricos en calcio

Por otro lado, si lo que queremos es aportar calcio a los clientes de nuestro restaurante mediante verduras y hortalizas deberemos cocinar platos con berro, perejil, acelgas y cardo, principalmente.

No obstante, los grelos, las espinacas congeladas, la cebolla, la endibia, la escarola, las judías tiernas, la lechuga, los puerros, el apio y las espinacas frescas nos aportaran una buena dosis de calcio (entre los 81mg por 100g de porción comestible y los 60mg por 100g de porción comestible).

Y si queremos aportar calcio a nuestros clientes mediante las frutas que le sirvamos, deberemos utilizar higos secos (170mg por 100g), aceitunas (100mg por 100g), dátiles (68mg por 100g), ciruelas secas (45mg por 100g) y uva pasa (40mg por 100g).

 

Alimentos verdes ricos en fósforo

Por último, merece la pena comentar los alimentos verdes que aportan más fósforo, una propiedad muy importante para enriquecer y fortalecer la materia gris, vital para las actividades intelectuales.

Estos son la remolacha (37mg por 100g), el rábano (31mg por 100g), la cebolla (30mg por 100g), el calabacín (30mg por 100g) y la calabaza (29mg por 100g), entre otras verduras.

Como podemos comprobar con los datos que hemos indicado aquí, la revolución verde no sólo defiende una filosofía con menos carne sino que nos propone una alternativa de alimentación rica en nutrientes que amplíe la base de comensales de nuestro restaurante.

 

New Call-to-action

Volver a la home